Biometría: los medios de seguridad del futuro (y del presente)

Biometría: los medios de seguridad del futuro (y del presente)

Biometría: los medios de seguridad del futuro (y del presente) 626 402 Blog Güeno

Todos estamos acostumbrados a medidas y mecanismos de seguridad que impiden que otras personas accedan sin permiso a información, lugares u objetos que son nuestros. Es decir, todos en algún momento nos hemos manejado con llaves, candados o contraseñas, ¿no? Pero hoy en día se está generalizando una nueva tecnología que eventualmente podría reemplazar todas estas herramientas: la biometría.

La biometría se basa en la identificación de rasgos físicos o del comportamiento de una persona individual. Cada persona tiene, por ejemplo, huellas dactilares, ojos, facciones de la cara y un timbre de voz únicos, que no se repiten en nadie más. Esa información es ideal para comprobar que somos nosotros y existe tecnología que permite “leerla” con solo tomar imágenes o detectar superficies de la piel, por ejemplo. Si bien estos avances tecnológicos están presentes hace años, cada vez se están popularizando y llegando al público por más y más medios.

Un ejemplo son los más recientes celulares. Para proteger toda la información valiosa que almacenan, los smartphones inicialmente pedían una contraseña para desbloquearse. Ahora, los últimos modelos se sirven de mecanismos biométricos: pueden activarse solo usando la huella dactilar, la voz o el rostro de su dueño, que registra estos datos biométricos apenas estrena el celular, con un proceso simple que se sirve de la cámara, micrófono o botones.

Otra ventaja de acceder a nuestras cosas con datos biométricos: es información que podemos llevar a donde sea que vayamos. Nunca vamos a perderla u olvidarla, como a las llaves o a las contraseñas.

¿Para qué sirve?

Este recurso tecnológico no es ni tan raro ni tan reciente. Podemos considerar que el uso de la foto de cada persona, como las que se usan en cédulas de identidad (DNIs, licencias de conducir o incluso redes sociales), ya son una forma de identificación de rasgos físicos individuales.

Sin embargo, el reconocimiento biométrico se está expandiendo en situaciones que requieren altísimas medidas de seguridad, como la salida o entrada a un país o la creación o el acceso a cuentas bancarias o créditos. Las autoridades que regulan estos accesos ya están utilizando la lectura de rostros, iris (ojos) o huellas dactilares que permiten identificar personas con mucha facilidad y un alto nivel de precisión.

Podemos esperar que la biometría encuentre más y más usos a medida que pase el tiempo. Es probable que eventualmente reemplacen a todos los demás sistemas de seguridad que las personas llevamos muchos años usando, como llaves, contraseñas o firmas.

Para esto, todavía es necesario que las personas se familiaricen con su existencia y su funcionamiento para no verlas como amenazantes o invasivas. Después de todo, funcionan para proteger las pertenencias y privilegios de cada uno.


¿Te interesa este tipo de tecnología y querés aprender más sobre cómo incorporarla en tu día a día? Visitá nuestra página o contactanos escribiendo a hola@gueno.com.ar