Bancos y entidades

¿Qué es un plazo fijo?

¿Qué es un plazo fijo? 2520 1080 Blog Güeno

Un plazo fijo es un tipo de depósito por el cual guardamos nuestro dinero en una entidad financiera. Al igual que cuando lo depositamos en una caja de ahorros, al hacerlo estamos prestando nuestro dinero al banco o entidad. Las diferencias fundamentales son dos:

¿Para qué sirve?

Cuando se tiene un excedente de dinero, el plazo fijo es una buena opción de inversión para multiplicar nuestros ahorros. Es una inversión libre de riesgos que evita que nuestro dinero guardado pierda valor y puede generarnos una ganancia a futuro.

¿Cómo funciona?

Cuando invertimos en un depósito a plazo fijo, inmovilizamos nuestro dinero por el período que acordemos (entre 30 días y 1 año).

Cada banco o entidad plantea una TNA (Tasa Nominal Anual). Esto es: qué porcentaje del monto que depositemos se sumará a nuestro monto a modo de intereses. Dado que distintas entidades ofrecen distintas tasas, es conveniente asesorarse sobre cuál será nuestra ganancia con cada una para que tomemos la mejor decisión.

Cuanto más largo sea el plazo que elijamos, mayor será nuestra ganancia: es decir, el dinero que obtengamos después de haber depositado $1000 a 1 año será mayor que el mismo monto después de 1 mes. 

¿Cuáles son las ventajas de un plazo fijo?

  • Rentabilidad. Si es dinero excedente que no vamos a gastar, siempre será mejor invertirlo en un plazo fijo con buenas tasas de interés que tenerlo guardado.

  • Seguro y libre de riesgo. La devolución del dinero con la suma de los intereses pactados está garantizada, siempre que se conserve el dinero en depósito por el período estipulado.

  • Es un trámite simple que incluso puede hacerse por vía electrónica (no presencial). Este medio incluso suele tener tarifas preferenciales (más altas, es decir, que generan mayores ganancias).

¿Las ganancias por plazo fijo compensan las pérdidas por inflación?

En general, sí. La tasa de interés que aplica suele ser mayor a la tasa de inflación del período del plazo fijo. Si no fuese así, la única función de realizar un depósito a plazo fijo sería evitar que nuestro dinero perdiera valor por inflación. Conviene asesorarse de qué entidad tiene las tasas más altas o las mejores condiciones para que nos generen una mayor ganancia.

¿Se puede cancelar un plazo fijo?

Sí, algunas entidades ofrecen plazos fijos pre cancelables. Estos permiten la cancelación para que recuperemos nuestro dinero antes de cumplido el plazo pactado. Pero suelen requerir el pago de una penalización y perderíamos la ganancia por intereses. Por eso antes de hacer el depósito debemos asegurarnos de que no es una suma que vayamos a necesitar en el futuro próximo.


¿Tenés más preguntas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué es el Veraz? ¿Cómo sé si estoy?

¿Qué es el Veraz? ¿Cómo sé si estoy? 2520 1080 Blog Güeno

El Veraz es un registro que recolecta información financiera, crediticia, judicial y comercial sobre las personas. El informe que ofrece sobre cada individuo sirve a las empresas, instituciones o entidades financieras para evaluar si otorgar un crédito o préstamo a esa persona, considerando la probabilidad de que pague el crédito en el futuro o si será un riesgo de negocio.

Es decir, indica nuestra posición frente al mercado financiero. Al momento en que solicitemos un medio de financiación, las entidades revisarán nuestro historial de devolución de dinero para decidir si accederán a darnos un nuevo préstamo o crédito.

¿Cómo sé si estoy en el veraz?

Por derecho, toda persona puede solicitar cada seis meses un informe gratuito de su situación en el Veraz. El trámite de acceso es sencillo y es posible hacerlo llamando al (011) 5352-4800, de lunes a viernes de 9 a 18hs. Tras una serie de preguntas realizadas por contestador automático para constatar nuestra identidad, se generará un código para que ingresemos en esta página y obtengamos el informe.

También puede solicitarse en cualquier sucursal de Veraz en Argentina presentando el DNI.
Es posible solicitar el informe nuevamente antes de transcurridos los 6 meses, aunque abonando la tarifa del trámite. 

Conviene consultar nuestra situación en el Veraz antes de solicitar créditos importantes.

Los niveles de calificación en el veraz

El registro ordena a los deudores según el riesgo de inversión que pueden representar para una entidad. Esto se basa en el tiempo transcurrido entre su fecha de pago vencida y el presente.

  • Normal: deuda menor a 31 días
  • Riesgo bajo: deuda de entre 31 y 90 días
  • Riesgo medio: deuda de entre 90 y 180 días 
  • Riesgo alto: deuda de entre 180 días y un año
  • Irrecuperable: deuda mayor a un año
  • Irrecuperable por disposición técnica: deuda que fue contraída con una entidad que ya no existe

¿Qué detalla el informe del Veraz?

Un informe completo del Veraz, como el que podemos solicitar cada 6 meses, va a mostrar información sobre los siguientes aspectos:

  • Historial Financiero; antecedentes pagando créditos o deudas. Medios de pago utilizados en esas ocasiones.
  • Deudas de pagos de servicios contratados
  • Deudas de incumplimientos de compromisos financieros
  • Deudas con AFIP, Banco Central y otros registros públicos
  • Procesos judiciales activos en los últimos años

El Veraz puede recaudar información de los últimos 2 a 5 años, dependiendo de la existencia o ausencia de deudas pendientes o información relevante (como procesos judiciales). Esto significa que si, por ejemplo, contrajimos una deuda que hizo que apareciéramos en el Veraz, nuestro nombre puede quedar en los registros por 2 años incluso después de haberla saldado. 

¿Cuándo se suele consultar?

Es bueno consultarlo antes de solicitar un préstamo o crédito importante. Esto es porque si tenemos una deuda que arrastramos, es probable que declinen nuestra solicitud, y ese rechazo podría afectar negativamente nuestro score crediticio. Es aconsejable consultarlo:

  • Antes de pedir un préstamo, crédito u otro medio de financiación

  • Para saber si se arrastramos deudas que no tengamos en cuenta

  • Si creemos que nuestro score o puntaje crediticio es bajo y queremos conocer nuestra situación para ordenarla y elevarlo

¿Tenés más preguntas como esta? Escribila a hola@gueno.com para que nuestro equipo las tenga en cuenta para futuras notas.


¿Cuáles son las ventajas de tener una cuenta en un banco?

¿Cuáles son las ventajas de tener una cuenta en un banco? 5184 1879 Blog Güeno

Hay un proceso de digitalización que se está dando en todo el mundo, y el ámbito de las finanzas no se queda afuera. Si bien puede parecernos reconfortante tener nuestro dinero físico en las manos, es innegable que manejarnos únicamente con efectivo va a traer grandes limitaciones a mediano o largo plazo. ¿Dónde vamos a guardar nuestros ahorros? ¿Qué pasa si lo perdemos o se nos daña? ¿Puedo llevar un registro exacto de mis ingresos y gastos si solo me muevo con billetes?

En Argentina, un 50% de las personas recibe sus ingresos en cuentas bancarias.

Encuesta realizada por BCRA

La bancarización es el proceso por el cual personas que nunca tuvieron cuentas bancarias optan por crear una a su nombre, o adquieren una al ser contratados por un empleador o al unirse a una institución. Debido a la cantidad de ventajas que significa guardar nuestro dinero en un banco, y la manera en que simplifica las finanzas de una sociedad, siempre será el objetivo hacer crecer el porcentaje de personas bancarizadas en un país.

¿Cuáles son las ventajas de estar bancarizado?

  • Sin efectivo. No hay necesidad de movernos con efectivo; solo hace falta llevar con nosotros nuestra tarjeta (de débito, por ejemplo). Si un comercio o compra no da lugar al uso de tarjeta, podemos extraer una pequeña cantidad de efectivo de un cajero.

  • Control de nuestros gastos. Hasta el mínimo movimiento del dinero en nuestra cuenta queda registrado y podemos consultar el registro de todos nuestros gastos desde online banking, aplicaciones en el celular, cajeros o resúmenes de cuenta a fin de mes. Aunque no lo parezca, ver nuestros gastos plasmados en una lista puede concientizarnos sobre cómo estamos usando nuestro dinero y ayudarnos a tomar buenas decisiones para administrarnos. 

  • Débito automático. Cuando nos suscribimos a un servicio que vamos a tener que abonar mensualmente, se nos da la opción de que el cobro se realice de nuestra cuenta de manera automática al principio del mes. Es una buena opción si en nuestra cuenta existe un depósito lo suficientemente alto como para abonar nuestros servicios. La gran ventaja es que no tendremos que pagar intereses por vencimiento de pagos

  • Dinero guardado en un lugar seguro. Tenemos la garantía de que el dinero que depositamos nos pertenece y está siendo cuidado. A diferencia del efectivo, este no puede perderse o ser robado. El acceso a nuestra cuenta estará protegido con sofisticadas medidas de seguridad. 

  • Guardar ahorros o hacerlos crecer. Guardar nuestro dinero en una entidad financiera equivale a prestárselo. La recompensa nos llega en forma de intereses proporcionales a nuestro depósito, que el banco suma mensualmente a nuestro favor. Sin embargo, no todos los tipos de cuentas generan ingresos significativos. Si lo que queremos es multiplicar nuestros ahorros, conviene la opción de un plazo fijo, que tiene altas tasas de interés pasivo.

  • Emisión de una tarjeta de débito. Una tarjeta de débito será el equivalente a llevar efectivo con nosotros. El dinero que gastemos con ellas se descontará del depósito en nuestra cuenta, de modo que nunca podremos gastar con ella más del monto que efectivamente tenemos (es decir, no puede generarnos deudas como sí puede una tarjeta de crédito). Podés leer ventajas de tener una tarjeta de débito en esta nota.

  • Emisión de una tarjeta de crédito. Su principal beneficio es que aumenta nuestro poder de compra en un momento dado. Es útil para pagar nuestros costos fijos o realizar grandes compras que prefiramos abonar en cuotas mensuales. Podés leer ventajas de tener una tarjeta de crédito en esta nota.

De las personas bancarizadas en Argentina, solo un 24% se maneja con dinero electrónico (online banking o tarjetas. El resto extrae el efectivo para emplearlo.

Encuesta realizada por BCRA
  • Promociones. Para fomentar la bancarización y el uso de sus productos financieros, cada banco ofrecerá diversos beneficios a sus clientes. Puede darse en forma de propuestas ligadas a otras empresas (descuentos, acumulación de puntos, cuotas sin interés, etc) o en forma de paquetes de productos financieros que el mismo banco nos ofrece (por ejemplo, caja de ahorros vinculada a cuenta corriente).

  • Préstamos. Estar asociado a una entidad por tener una cuenta en ella puede darnos preferencia a la hora de acceder a un préstamo. Además, ayuda a empezar a construir un historial financiero que puede hacer subir nuestro puntaje crediticio. Por ejemplo, si tenemos una tarjeta de crédito de la que hacemos un uso responsable y pagamos su saldo total mes a mes, en el futuro nos será mucho más fácil acceder a préstamos y créditos ofrecidos por cualquier entidad financiera.

  • Transferencias y otras operaciones por Online Banking. El dinero electrónico nos ahorra la necesidad de trasladarnos para recibir ingresos o realizar pagos. Podemos pagar nuestras facturas o hacer transferencias a cualquier cuenta desde cualquier dispositivo con conección a internet. Con la misma facilidad podemos consultar todos los movimientos en nuestra cuenta, emitir comprobantes, compartir nuestro CBU o editar nuestro alias, etc.

¿Hay desventajas de tener una cuenta en el banco?

Considerando todos los beneficios que implica, estar bancarizado no tiene desventajas prácticas. Lo que sí debemos considerar al evaluar si abrir una cuenta o qué tipo de cuenta abrir, es qué costos de servicio incurrirán en nuestro caso.

Los bancos ofrecen cajas de ahorro de apertura y mantenimiento gratuito o con costos relativamente bajos. Ambas son convenientes si solamente se busca guardar el dinero en un lugar seguro, disponer de él con una tarjeta o por Online Banking y empezar a familiarizarnos con servicios que el banco permite. Los costos que pagaremos estarán vinculados a cargos anuales de mantenimiento, uso de cajeros de otra red de bancos, por ejemplo.

Ahora bien, otros tipos de cuenta, como cuentas corrientes, pueden tener costos de servicio más elevados. Algunas cuentas incluso requieren un depósito mínimo siempre presente en la cuenta y cobrarán una comisión si el monto en ella estuviese por debajo del mínimo.

Para conocer los gastos que cada cuenta en particular va a significarnos, es importante asesorarnos ampliamente antes de abrir una cuenta para decidir qué entidad financiera y qué tipo de cuenta es la más conveniente para nosotros.


¿Tenés más preguntas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Cómo abro una cuenta?

¿Cómo abro una cuenta? 7360 2778 Blog Güeno

Ya hablamos de las distintas cuentas en que un banco o entidad financiera puede guardar nuestro dinero (como cajas de ahorro, cuentas corrientes o plazos fijos). También enlistamos ventajas de tener nuestro dinero bancarizados: seguridad, llevar registro de todos nuestros movimientos, facilidad de trámites e incluso cobro de intereses. En esta nota vamos a guiarte paso a paso para abrir una nueva cuenta en un banco.

¿Qué tipo de cuenta necesito?

El primer paso es determinar qué uso le vas a dar a la cuenta para poder decidir cuál es la adecuada:

  • Cuenta corriente. Conveniente si vas a usarla para mover grandes cantidades, hacer pagos de servicios, o usar créditos de dinero que aumenten tu capacidad de pago. Permite extracciones ilimitadas. Suele tener costos de servicio más alto que otras opciones. 

  • Cajas de ahorros. La más útil para recibir pagos, guardar dinero que vas a usar en el corto plazo. Permite alrededor de 5 extracciones al mes y suele tener los costos de servicios más bajos.

  • Plazo fijo. Esta alternativa no permite extracciones por un mínimo de 30 días (o el período que se estipule al momento del depósito). Eso sí: los intereses que pagan los bancos por este tipo de depósito son los más altos. Es ideal para guardar el dinero que no tengamos necesidad de usar en el corto plazo.
  • Cuenta de sueldos. Solo puede usarse para recibir cobros de nuestros empleadores. Podés solicitar que tu empleador abra esta cuenta en el banco que elijas, o, en caso de ya contar con una, es posible convertirla en una cuenta de sueldos para recibir los depósitos en ella.

Una vez definido el tipo de cuenta, debés conocer las distintas opciones que te ofrezcan diferentes entidades financieras. Algunas variables por las que podés preguntar para tener en cuenta:

  • Costos de apertura y mantenimiento
  • Costos uso de cajeros automáticos
  • Disponibilidad de Home Banking
  • Costos de reposición de tarjetas (por robo o extravío)

¿Qué documentación debo presentar?

Los trámites de apertura suelen ser personales y presenciales. Esta es la documentación que la mayoría de las entidades va a pedirte:

  • DNI (original y fotocopia)
  • Tu número de CUIT / CUIL

Además, algunas entidades pueden requerir que lleves:

  • Factura a tu nombre (de luz, agua, etc. Esto tiene la función de constatar tu domicilio)
  • Una mínima cantidad de dinero para depositar en la cuenta al abrirla
  • Completar una solicitud de apertura de cuenta

Antes de concretar el trámite, hacé todas las preguntas que necesites para tener total confianza en la decisión que estás tomando.

Van a darte:

  • Comprobante de CBU y de la apertura de la cuenta.
  • Tarjeta de débito o crédito. Esta puede ser enviada a tu domicilio pasados unos días.

Si lo necesitás, podés pedir en el banco que te enseñen a usar Cajeros. También, si corresponde, que te ayuden a darte de alta en Home Banking y te enseñen a usarlo.

¿Cómo me doy de alta en Home Banking?

Es aconsejable que solicites tu alta en Home Banking en el mismo trámite de apertura de tu cuenta, o apenas recibas tu tarjeta en tu domicilio. Una de las mejores beneficios de estar bancarizado es el acceso a gestión de tu dinero desde tu casa, usando una computadora o celular. En esta nota podés conocer todos los beneficios de hacer movimientos en tu cuenta por internet.

¿Cómo deposito dinero en mi cuenta bancaria?

Hay dos formas de empezar a guardar tu dinero en tu nueva cuenta:

  • Recibiendo transferencias electrónicas. Una vez habilitada tu cuenta, podés compartir tu CBU a tus clientes o empleadores para que realicen los pagos correspondientes a tu cuenta.

  • Realizando un depósito en efectivo. Podés hacerlo desde un cajero que permita la operación “Depósitos en efectivo” o por atención personalizada por ventanilla.

De ambas maneras, el dinero podrá estar disponible de inmediato para que lo extraigas desde un cajero o lo uses con tu tarjeta de débito o mediante pagos online.

¿Cómo sé si tengo una cuenta abierta?

Puede que tengamos dudas sobre si en el pasado hemos abierto una cuenta en un banco determinado, que un empleador lo haya hecho por nosotros o que una que creíamos cerrada no se haya dado de baja. Esta situación podría habernos generado una deuda o impedirnos la apertura de otra cuenta en otro banco.

Ante la duda, es posible llamar o asistir al banco en cuestión y consultar por la existencia de cuentas a nuestro nombre. En el caso de existir la cuenta, podrán asesorarnos para darnos de baja o resolver deudas pendientes.


¿Tenés más preguntas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué es una entidad financiera?

¿Qué es una entidad financiera? 4680 1950 Blog Güeno

Las entidades financieras son instituciones que median entre los clientes y el mercado financiero. ¿Qué quiere decir esto? Que son las instituciones o grupos a los que necesariamente tenemos que acudir para conseguir ciertos productos financieros o recibir asesoramiento en operaciones vinculadas a nuestras finanzas (tener y usar cuentas corrientes, cajas de ahorro, gozar de créditos, préstamos, seguros, hipotecas, son algunos ejemplos).

Los bancos, ya sean de administración pública o privada, son lo primero en lo que solemos pensar al oír el término entidad financiera. Pero también se refiere a compañías financieras, sociedades de ahorro o préstamo, cajas de crédito, fondos de inversión, etc. 

¿Cómo funcionan?

Muchas entidades financieras pueden cumplir sus funciones gracias a que tienen un excedente de dinero. Su rol es ofrecer ese dinero a clientes (personas o instituciones) con el objetivo de prestar servicios económicos a la sociedad y a la vez multiplicar sus propias ganancias. Mediante un abanico de servicios y productos, las entidades financieras ayudan a sus clientes a gestionar su dinero, proveyendo seguridad, asesoramiento y facilidad en sus trámites.

Hay entidades financieras que, a la inversa, necesitan recolectar fondos para desarrollar sus operaciones (por ejemplo, un fondo o banco de inversión). En este caso, son los clientes quienes ofrecen su excedente de dinero para que esta entidad pueda invertirlo en formas que generen ganancias para ambos. Es otra de las maneras en que los clientes confían su dinero a una entidad destinada a cuidarlo y/o multiplicarlo.

Dada la importancia de estas entidades, suelen estar reguladas por el gobierno y por otros entes o instituciones. Por un lado, esto implica que las instituciones deben adaptarse a medidas y reglas impuestas como forma de protección a sus clientes. Por ejemplo: poner límites a las tasas de interés que los bancos demandan a sus clientes. Por el otro lado, los entes reguladores buscan garantizar la supervivencia y estabilidad de las principales entidades financieras, apoyándolas en caso de crisis o dificultades.

¿Qué servicios ofrecen?

Operaciones Pasivas

Operaciones Activas

  • Préstamos. Se le da al cliente un monto de dinero que será devuelto pasado un plazo acordado, sumado a los intereses pautados.

  • Créditos. Se da al cliente acceso a fondos, fijando un límite de gastos en un plazo determinado. El cliente debe devolver el dinero utilizado, sumando los intereses que se aplican periódicamente.

  • Hipotecas. Se concede al cliente un préstamo, tomando como garantía de pago un inmueble. El inmueble podría usarse como forma de pago en caso de incumplir el pago del préstamo.

  • Leasing. Se alquila o presta un bien o inmueble al cliente, dándole la posibilidad de comprarlo al cabo del plazo acordado.

¿Cómo ganan dinero?

Si las entidades solo tienen la función de “mover” el dinero de sus clientes, ¿cómo es que se enriquecen? Como ya vimos, cada entidad financiera puede ofrecer distintos productos o servicios. Sin embargo, estos son los mecanismos usuales por los que sus operaciones generan ingresos:

  • Ganando márgenes de interés. Los intereses que el banco paga a sus clientes en operaciones pasivas son más bajos que los intereses que cobra en operaciones pasivas.

Por ejemplo, los intereses mensuales que un banco nos paga por mantener nuestro dinero en una cuenta corriente son un porcentaje muy inferior a los intereses que se nos cobran respecto al saldo que usamos con nuestra tarjeta de crédito. Con esa diferencia entre tasas de interés, denominada margen de intermediación, el banco genera gran parte de sus ganancias.

  • Cobrando comisiones por servicios. Al contratar productos y servicios de una entidad financiera, tenemos que considerar los costos de servicio que estarán implicados. Estos pueden cobrarse como un porcentaje del monto manejado en la operación. Las comisiones más grandes suelen ser las derivadas de métodos de pago (transacciones, uso de cheques, uso de tarjetas, etc).

¿Tenés más preguntas sobre tipos de productos financieros? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

Diferencias entre Caja de Ahorro y Cuenta Corriente

Diferencias entre Caja de Ahorro y Cuenta Corriente 5259 1656 Blog Güeno

Tanto una caja de ahorros como una cuenta corriente son depósitos: formas en que un banco o entidad financiera guarda nuestro dinero. En ambos casos, el monto que elegimos guardar en nuestra cuenta funciona como un préstamo que le hacemos al banco. Cuando queramos recuperarlo mediante distintas operaciones (transferencias, extracciones, pagos con tarjeta de débito, etc), ese dinero será devuelto nosotros y se restará de nuestro saldo en la cuenta.

Ambos tipos de depósitos nos ofrecen beneficios, como la seguridad de nuestro dinero, acceso a Online Banking, o un pequeño aumento de saldo por la suma de intereses mensuales que el banco nos da (después de todo, seguimos prestándole al banco el dinero que no usamos y esta es nuestra forma de cobrar intereses). Ahora bien ¿cuáles son las características de cada depósito y en qué caso conviene elegirlos?

Caja de Ahorro

Según el BCRA, un 29% de los Argentinos tiene depósitos en cajas de ahorros

Es una buena opción para guardar el dinero a mediano o corto plazo. En general es elegida por clientes comunes para sus finanzas personales.

  • Algunas entidades y bancos públicos ofrecen su apertura y mantenimiento sin costo alguno, así como la emisión de una tarjeta de débito sin costo.

  • Suelen estar asociadas a una tarjeta de débito, la herramienta más útil para manipular el dinero en nuestra cuenta.

  • El banco añade al saldo del cliente la suma de intereses. Representan un porcentaje mensual del monto del saldo a fin de mes, aunque estos intereses suelen ser muy bajos.

Cuenta Corrienta

Según el BCRA, solo un 10% de los Argentinos tiene depósitos en cuentas corrientes

En principio, tiene un funcionamiento similar al de una caja de ahorros, pero permite servicios que aumentan el poder de compra. Por esto, en general es elegida por empresas, compañías o profesionales que la usan para mover mayores montos vinculados a operaciones ejecutivas (pagar servicios, proveedores, sueldos, etc). 

  • Permite giros en descubierto. Esto es, utilizar más dinero del que hay al momento en la cuenta. Esta cantidad extra tiene un límite que es acordado con la entidad al momento de crear la cuenta.

  • Los giros pueden emitirse utilizando cheques. Estas son autorizaciones en papel para recibir o transferir dinero. El dueño de una cuenta corriente recibe un talonario de cheques que podrá completar y usar para sus operaciones.

  • Dado que el uso de la cuenta corriente da lugar a extracciones o gastos superiores al saldo, genera una deuda que se pagará en el futuro. Significa que tiene un funcionamiento muy similar al de una tarjeta de crédito. Por lo tanto, dependiendo de los montos manejados, este tipo de cuenta podría ir asociado a una tarjeta de crédito emitida por la entidad.

  • A diferencia de la caja de ahorro, suele requerir un saldo mínimo para su apertura.

¿Tenés más preguntas sobre tipos de productos financieros? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué son las tasas de interés? ¿Cómo funcionan?

¿Qué son las tasas de interés? ¿Cómo funcionan? 3100 1190 Blog Güeno

Los intereses pueden entenderse como el costo de haber usado dinero de una entidad financiera. Cuando solicitamos un préstamo o pagamos compras con una tarjeta de crédito, generamos el compromiso a futuro de devolver ese dinero a quien corresponda. Los intereses son la diferencia entre el monto de dinero que recibimos o que gastamos y el que eventualmente devolvemos.

¿Por qué existen los intereses? Básicamente, como compensación por el tiempo que transcurre entre que tomamos y reponemos el dinero en cuestión. La tasa de interés es el porcentaje del monto inicial que se sumará para contrarrestar la devaluación por el desplazamiento temporal entre la adquisición en sí y su pago, y como ganancia para la entidad que lo prestó.

La tasa de interés puede ser considerada “el precio del dinero”.

Cuando una persona pide dinero prestado o usa un crédito de una entidad financiera o banco, la tasa de interés que aplica se denomina activa. También existen tasas de interés preferenciales (más bajas), que son las que están promovidas por el gobierno o alguna institución, y por lo tanto permiten créditos con porcentajes de interés más rentables para quien los recibe. Suelen estar disponibles para pequeños comerciantes, nuevos clientes, miembros de algunas asociaciones, etc.

Pero no siempre son los clientes quienes pagan intereses. Los plazos fijos o depósitos son una forma en que prestamos nuestro dinero al banco a cambio de que lo devuelva en la fecha que estipulamos, habiendo sumado intereses a lo largo de los meses acordados. Es una forma de incrementar nuestro dinero, con una pequeña ganancia. La tasa de interés que aplica en este caso se denomina pasiva, porque es el banco o entidad quien la paga a su cliente.

Tipos de tasas de interés

Las tasas de interés serán fijas (mismo porcentaje todos los meses) o variables (un porcentaje que cambia con el paso del tiempo). También puede tratarse de intereses simples (que representan un único porcentaje, fijado en un principio) o compuestos (calculados en partes sumadas a lo largo de un período).

¿Las tasas de interés sirven para contrarrestar la inflación?

En parte, sí. Al interés nominal (diferencia entre el dinero que retiramos y el dinero que habíamos depositado) hay que restarle la tasa de inflación para obtener el interés real (cuál fue el porcentaje de incremento efectivo, que no se perdió por la inflación).

Las tasas de interés cumplen la función de compensar el gasto de dinero que la devaluación significa. Pero también es una forma de volver redituable la operación de prestar dinero o dar un crédito. La posibilidad de cobrar con intereses es lo que incentiva a las entidades financieras a prestar su dinero y dar créditos, y lo que hace que existan tantas opciones de crédito con distintas condiciones y tasas de interés.

¿Qué define las tasas de interés?

Las tasas son en gran parte fijadas por la demanda del mercado; cuanta más necesidad y de fondos existan, más altas serán las tasas de interés. Sin embargo, gracias a la multiplicidad de entidades y productos financieros que ofrece cada una, siempre habrá un amplio abanico de tasas de interés disponibles.

Es importante resaltar que tu puntaje crediticio puede influir en el porcentaje de intereses que apliquen en tus casos. Cuanto mayor hayas demostrado que es tu capacidad para devolver al banco el dinero prestado, menores serán las tasas de interés que te ofrezcan, porque se te considerará un riesgo menor. Podés leer cómo tener un buen puntaje crediticio acá.

Es fundamental conocer las tasas de interés que se aplican a los créditos que solicitamos. Debemos evaluar cómo los intereses afectarán los pagos finales que tengamos que hacer. Además, si la operación que elegimos implica intereses compuestos, tenemos que recordar la importancia de pagar nuestra deuda lo antes posible para escapar de la acumulación altísima e innecesaria de intereses.


¿Tenés más preguntas como esta?  Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

Consejos para armar un presupuesto

Consejos para armar un presupuesto 5472 2216 Blog Güeno

Cuando nos manejamos con dinero electrónico, podemos perder la noción de cuáles son nuestros gastos del día a día y cómo terminan conformando nuestras expensas totales a fin de mes. 

La comodidad de pagar con tarjetas de débito o crédito implica que no pensamos demasiado en qué proporción de nuestro ingreso se está yendo en cada compra, por más chica que sea. Esto es sobre todo cierto con las tarjetas de crédito, que representan una forma de “patear el pago para adelante”, un hábito de gasto que puede acumularnos serios problemas.

Según el BCRA, solo un 55% de los argentinos se guía con un presupuesto familiar.

Armar un presupuesto mensual es una buena forma de llevar un control responsable y medido de nuestros gastos. Es sabido que la sola práctica de ponernos un límite mensual de gastos (o, lo que es más motivador, una meta de cantidad a ahorrar) puede ayudar muchísimo a mejorar nuestro comportamiento con el dinero.

Consejos para armar un presupuesto (y apegarte a él)

Es útil preguntarse primero: ¿cuál es mi objetivo? ¿Pagar una deuda? ¿Aumentar nuestros ahorros? ¿Juntar para una inversión? Tener clara nuestra meta va a ayudarnos a ordenar nuestras prioridades y tomar decisiones acordemente (por ejemplo, qué gastos eliminar o minimizar, cuánto queremos que nos sobre cada mes, etc).

Podés elaborar un plan de presupuesto en cualquier momento, pero los números que te plantees van a ser más cercanos a la realidad si antes te das un mes entero para llevar un listado de todos los gastos que hagas en los próximos 30 días.

Solo un 19% de los argentinos realiza un cálculo exacto de su presupuesto para el mes.

  • Para empezar, anotá tus fuentes de ingreso o las sumas que esperes recibir en el mes siguiente, y sumá el total de tu ingreso doméstico para el mes. Es decir, medí tus posibilidades de pago y considerá tus formas de financiación.

  • Después, con la ayuda de todas las facturas del mes anterior, armá una lista de gastos mensuales fijos (facturas de servicios, matrículas, pagos de tarjetas, etc) y los estimados de gastos variables (compras de alimentos, higiene, entretenimiento, etc). Considerá si en el mes entrante esperás gastos (o ingresos) puntuales, que no suelan darse en otros meses.

  • El solo hecho de ver los números plasmados en una hoja nos puede dar ideas sobre cómo hacer que los gastos bajen. Muchas veces ocurre que no éramos conscientes de cuánto sumaban nuestras compras hasta que las anotamos. Analizá cada uno de los puntos en tu lista de gastos y evaluá cuáles de ellos son necesarios y cuales podrías suspender o reducir.

  • Destiná un porcentaje fijo de tus ingresos (por ejemplo, el 10%) a ahorros. Esta es una suma que irás acumulando mes a mes y destinar a emergencias o gastos inesperados. Puede que al principio no represente una gran cantidad, pero si lográs no gastar ese monto, mes a mes va a multiplicarse y significar una gran comodidad a futuro.

  • Llevá siempre un registro de todos tus gastos. Podés hacerlo en una lista en papel o en digital, pero es útil desarrollar el hábito de anotar hasta el mínimo gasto al final del día. También es útil guardar los tickets de compra y poder sumarlos. Ver a diario el incremento de gastos es una buena forma de recordarnos que armamos un presupuesto y es nuestro objetivo apegarnos a él.

  • Si tenés una tarjeta de crédito, anotá tus gastos con ella cada vez que la uses. No esperes a ver la factura a fin de mes para conocer el total a pagar. Además, procurá gastar solo un 50% del total que tu tarjeta permite. Esto va a hacer que el pago total que llegue en la factura a fin de mes sea más accesible.

  • Es útil hacer buen uso de ofertas y promociones, pero hacé un uso consciente de ellas. Muchas veces nuestras tarjetas dan acceso a propuestas que parecen beneficiarnos a corto plazo (pagar en cuotas, 2×1, descuentos a partir de cierto monto), pero en realidad solo nos llevan a gastar más de lo estipulado en nuestro presupuesto. Por eso, conviene aprender nuestro plan y recordarlo antes de cada gasto.

Guiarse con un presupuesto puede parecer abrumador al principio, y es probable que los primeros meses tengamos que reajustar los números para ajustarlos a la realidad. En un principio, también puede servir elaborarnos un plan de gastos e ingresos semana a semana.

Consejos para pagar la deuda de tu tarjeta

Consejos para pagar la deuda de tu tarjeta 1271 469 Blog Güeno

La gran ventaja de una tarjeta de crédito es esta: poder postergar el pago de nuestros gastos. Eso es lo que la distingue de una tarjeta de débito, que, en cambio, descuenta dinero de nuestra cuenta corriente o de ahorro a medida que la usamos. 

Ahora, ¿qué pasa cuando llega la factura de la tarjeta y no estamos en condiciones de pagar el saldo total? Este es el gran riesgo de no hacer un uso bien cuidado y pautado de nuestra tarjeta de crédito. La situación puede rápidamente volverse una de endeudamiento, porque el retraso del pago va haciendo que el monto adeudado se multiplique con la suma de intereses

La acumulación de intereses por no pagar deudas a tiempo genera un gasto extra.

¿Qué hago con la deuda que ya tengo?

Si no pudiste cancelar tu saldo de meses anteriores, estos son algunos consejos para salir del endeudamiento:

  • Dejá de usar la tarjeta que generó la deuda. Es el paso número uno. Guardá el plástico en tu casa y no lo uses hasta que hayas cancelado tu deuda. Hacé lo mismo si tenés más de una tarjeta de crédito.

  • Si tenés más de una tarjeta o deuda, escribilas en orden según la tasa de interés que aplique a ellas. Sin dejar de pagar el monto mínimo cada mes, priorizá el pago de la que aumente con una tasa de interés más alta.

  • Pagá lo máximo posible del gasto mensual. Cada monto que contribuyas por encima del pago mínimo será a tu favor, porque reducirá la cantidad que tengas que pagar a futuro con intereses aplicados.

  • Teniendo en cuenta tus ingresos, tus gastos mensuales y tu deuda, elaborá un plan de presupuesto mensual y llevá un registro escrito de todos tus gastos. Esto va a ayudarte a destinar suficiente capital al pago de tu deuda para saldarla lo antes posible.

  • Nunca canceles tarjetas con un mal balance. Esto va a perjudicar mucho tu puntaje
    crediticio. En esta nota podés leer más consejos y buenas prácticas para tener una buena calificación de crédito y ser un buen candidato a recibirlos.

  • En ocasiones, puede ser oportuno averiguar condiciones para obtener un préstamo con bajo interés que nos ayude a cancelar la deuda ya existente. Es importante recibir asesoramiento para estar seguros de que estamos optando por una opción que nos ayude y no otro crédito que vaya a endeudarnos más adelante.

¿Cómo me evito deudas a futuro?

Las siguientes son buenas prácticas crediticias para no caer en la deuda:

  • Buscá tarjetas de crédito con menores tasas de interés o con condiciones de pago que se adapten a tus necesidades. Asesorate tanto como puedas antes de decidir cuál es la mejor opción.

  • Apuntá a usar solo un 50% del límite mensual de tu tarjeta (y si es posible, menos). Esto va a garantizarte montos más accesibles a fin de mes, que van a estar más cercanos al pago mínimo.

  • Evaluá si estás usando la tarjeta por la comodidad del dinero electrónico. Si es así, tené una tarjeta de débito y llevala con vos; dejá la de crédito en casa. Vas a escaparte de la tentación de “patear el pago para más adelante”.

  • Todos los meses, aboná por encima del pago mínimo. En lo posible, pagá el saldo total. Si ya tuviste la experiencia de endeudarte con una tarjeta de crédito, es probable que hayas aprendido la lección: limitarse a abonar el pago mínimo es una solución a muy corto plazo.

  • Tené armado un presupuesto mensual y apegate a él. Si surge una compra o gasto fuera del plan, date tiempo para evaluar, en primer lugar, si es verdaderamente necesario, y en segundo lugar, si es posible hacer la compra con débito o efectivo (lo que nos evitaría un gasto a futuro).

  • Llevá un registro escrito de los gastos con tu tarjeta ANTES de ver la factura a fin de mes. Es posible consultar los movimientos de nuestra tarjeta con Online Banking, pero el ejercicio de escribir nuestros gastos a lo largo del mes nos ayuda a tomar conciencia de ellos y limitarnos si ya la usamos mucho en las últimas semanas.

  • Cuantas menos tarjetas de crédito tengas, mejor. Esto es así si tuviste dificultades de endeudamiento con una tarjeta en el pasado. Por eso es importante, antes de solicitar una tarjeta, averiguar cuál es la entidad o el crédito que mejores condiciones te ofrece.

Estas prácticas de uso responsable de nuestra tarjeta no solo van a librarnos de deudas futuras, sino que nos garantizan una alta calificación crediticia. Cuanto mejor haya sido nuestro comportamiento en el pasado para cumplir con pagos y salir del endeudamiento, mejor será nuestro perfil frente a entidades cuando solicitemos los créditos que elijamos.


¿Necesitás asesoramiento para encontrar el mejor crédito para vos? Visitá nuestra página o escribinos a  hola@gueno.com.ar

Consejos para tener un buen puntaje crediticio

Consejos para tener un buen puntaje crediticio 6000 2596 Blog Güeno

¿Ya estás familiarizado con la noción del puntaje crediticio, qué es lo que mide y cómo funciona? Si no lo estás, recomendamos que leas esta nota para comprender y poder aprovechar mejor estos consejos

El scoring o puntaje crediticio es una medición de la que se sirven las entidades que prestan créditos para calcular la probabilidad de que devolvamos el crédito en el futuro. Cuanto más alto sea el puntaje, más aptos nos van a considerar para recibir el crédito y mejor será nuestra posición para elegir el crédito que mejor se adapte a nuestra situación.

¿Quiénes pueden consultar mi puntaje?

Este puntaje no solo es elaborado para bancos que prestan créditos. Recordá que el puntaje crediticio es accesible para cualquier entidad con la que queramos relacionarnos. Puede ser consultado en cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Solicitud de un trabajo
  • Solicitud de un alquiler
  • Solicitud de una hipoteca
  • Solicitud de seguros (por ejemplo, para autos).

Puede que hayas consultado la reputación de tu historial crediticio y quieras mejorarla o que tengas la intención de subir tu puntaje o mantenerlo tan alto como te sea posible. En ese caso, estas son buenas prácticas para estar en la categoría de personas con altos puntajes de crédito.

Buenas prácticas para subir tu puntaje crediticio

Antes de solicitar créditos o préstamos

  • Asesorate extensivamente sobre las tasas de interés de créditos o préstamos que puedas solicitar. Asegurate de conocer todas tus opciones y no limitarte a las que te hayan recomendado o hayas conocido a través de promociones o publicidades. Esas no necesariamente serán las mejores opciones en tu caso.
  • Evitá abrir nuevas cuentas de crédito o solicitar créditos sin haber saldado en su totalidad uno anterior.
  • Nunca hagas más solicitudes de créditos de las necesarias. Esto incluye:
    —Solicitudes de crédito nuevas
    —Solicitudes de ampliación del crédito (pedir que tu límite de gasto mensual sea mayor)
    —Solicitud de créditos innecesarios (por ejemplo, pedir tarjetas de crédito de comercios puntuales, de acumulación de puntos, etc).

Una exageración de solicitudes de créditos no se verá bien en tu historial. Cada vez que realizás una solicitud, la entidad a la que se lo pedís consulta tu score, y tu perfil se transforma en el de una persona que pide créditos muy seguido. Es mejor realizar una solicitud puntual luego de haberte asesorado para definir si se trata de tu mejor opción.

Sobre créditos y tarjetas

Hacer un buen uso de nuestras tarjetas de crédito puede construirnos un muy buen puntaje crediticio. Estas son algunas prácticas recomendables:

  • Procurá usar solo un 50% del límite mensual de tu tarjeta de crédito. Si tiene un límite de $10.000 y usás solo $5.000, te será más fácil mantener un control sobre tus gastos y estar al día con el pago total mensual. Usar un alto porcentaje de tu límite (por ejemplo, gastar un 80% todos los meses) no se verá bien en tu historial crediticio.
  • Usá tu tarjeta de crédito responsablemente. Limitá su uso a pagos esenciales. Asegurate de mantener una alta capacidad de pago (el dinero que te sobra después de saldar tus gastos fijos).
  • Se puntual en el pago de tus deudas.
  • Procurá pagar el saldo total y no el saldo mínimo. Es la única manera de evitar la acumulación de intereses.
  • Si no pudiste pagar el saldo total el mes anterior, hacelo lo antes posible y NO acarrees una deuda durante meses. De esta manera evitarás la acumulación de intereses, que son lo que dificulta saldar nuestra deuda a medida que pasa el tiempo.
  • Si venís arrastrando una deuda desde el mes pasado (¡o desde hace meses!), evitá usar tu tarjeta de crédito. Ignorala hasta que hayas podido saldar tu deuda, y en próximos meses usá un menor porcentaje de tu gasto total permitido. 
  • La longitud de tu historial con cualquier producto financiero (por ejemplo, el tiempo que llevás usando una misma tarjeta) va a afectar positivamente tu puntaje. Cuantos más años llevás haciendo un uso responsable de tu tarjeta, mejor. Por eso, no es recomendable anular o cancelar estas tarjetas (lo que podría bajar nuestro puntaje de crédito), sino solamente limitar o suspender su uso.

Si tenés dudas sobre estos puntos, podés leer más sobre tarjetas de crédito en esta nota.

Sobre pagos de otros servicios

  • Pagá tus deudas antes de su fecha de vencimiento. Es recomendable pagarlas en los primeros días del mes. Esto se aplica a las deudas de tarjetas de crédito como a las de cualquier otro servicio (luz, gas, matrículas, alquileres, etc).
  • Cuando sea posible, optá por débito automático de pagos de servicios mensuales. Así evitarás incurrir en gastos antes de saldar deudas (que de otra manera aumentarían por acumulación de intereses mensuales).

En resumen

Lo más importante es mantener tus pagos mensuales al día, dando prioridad a los relacionados con tarjetas de crédito y préstamos bancarios.

Por otro lado, es importante que el estado de tu puntaje de crédito no sea una fuente de ansiedad innecesaria. Cada una de tus acciones puede afectar tu score, y un solo comportamiento “bueno” o “malo” no tendrá un efecto drástico en tu puntaje. Estos consejos sirven para que elabores y mantengas buenas prácticas de crédito a lo largo del tiempo.


¿Querés asesorarte sobre cuál es el mejor crédito para vos? Visitá nuestra página o escribinos a hola@gueno.com.ar