Diferencias entre Caja de Ahorro y Cuenta Corriente

Diferencias entre Caja de Ahorro y Cuenta Corriente

Diferencias entre Caja de Ahorro y Cuenta Corriente 5259 1656 Blog Güeno

Tanto una caja de ahorros como una cuenta corriente son depósitos: formas en que un banco o entidad financiera guarda nuestro dinero. En ambos casos, el monto que elegimos guardar en nuestra cuenta funciona como un préstamo que le hacemos al banco. Cuando queramos recuperarlo mediante distintas operaciones (transferencias, extracciones, pagos con tarjeta de débito, etc), ese dinero será devuelto nosotros y se restará de nuestro saldo en la cuenta.

Ambos tipos de depósitos nos ofrecen beneficios, como la seguridad de nuestro dinero, acceso a Online Banking, o un pequeño aumento de saldo por la suma de intereses mensuales que el banco nos da (después de todo, seguimos prestándole al banco el dinero que no usamos y esta es nuestra forma de cobrar intereses). Ahora bien ¿cuáles son las características de cada depósito y en qué caso conviene elegirlos?

Caja de Ahorro

Según el BCRA, un 29% de los Argentinos tiene depósitos en cajas de ahorros

Es una buena opción para guardar el dinero a mediano o corto plazo. En general es elegida por clientes comunes para sus finanzas personales.

  • Algunas entidades y bancos públicos ofrecen su apertura y mantenimiento sin costo alguno, así como la emisión de una tarjeta de débito sin costo.

  • Suelen estar asociadas a una tarjeta de débito, la herramienta más útil para manipular el dinero en nuestra cuenta.

  • El banco añade al saldo del cliente la suma de intereses. Representan un porcentaje mensual del monto del saldo a fin de mes, aunque estos intereses suelen ser muy bajos.

Cuenta Corrienta

Según el BCRA, solo un 10% de los Argentinos tiene depósitos en cuentas corrientes

En principio, tiene un funcionamiento similar al de una caja de ahorros, pero permite servicios que aumentan el poder de compra. Por esto, en general es elegida por empresas, compañías o profesionales que la usan para mover mayores montos vinculados a operaciones ejecutivas (pagar servicios, proveedores, sueldos, etc). 

  • Permite giros en descubierto. Esto es, utilizar más dinero del que hay al momento en la cuenta. Esta cantidad extra tiene un límite que es acordado con la entidad al momento de crear la cuenta.

  • Los giros pueden emitirse utilizando cheques. Estas son autorizaciones en papel para recibir o transferir dinero. El dueño de una cuenta corriente recibe un talonario de cheques que podrá completar y usar para sus operaciones.

  • Dado que el uso de la cuenta corriente da lugar a extracciones o gastos superiores al saldo, genera una deuda que se pagará en el futuro. Significa que tiene un funcionamiento muy similar al de una tarjeta de crédito. Por lo tanto, dependiendo de los montos manejados, este tipo de cuenta podría ir asociado a una tarjeta de crédito emitida por la entidad.

  • A diferencia de la caja de ahorro, suele requerir un saldo mínimo para su apertura.

¿Tenés más preguntas sobre tipos de productos financieros? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.