¿Para qué sirve el dinero?

¿Para qué sirve el dinero?

¿Para qué sirve el dinero? 1920 1280 Blog Güeno

Para terminar de entender qué es el dinero, es necesario que sepamos cuáles son sus funciones. Tenemos muy clara la utilidad del dinero a nivel personal: es lo que nos permite acceder a todo lo que necesitamos (como comida o medicamentos) o queremos (por ejemplo, ir al cine). No buscamos más dinero por el dinero en sí, sino porque lo entendemos como un vehículo para gozar de más y mejores bienes y servicios.

Ahora, ¿cuál es la función del dinero a nivel sociedad?

Básicamente, el dinero existe para cumplir tres roles.

  • Es un DEPÓSITO DE VALOR. ¿Qué pasa si guardo una suma de dinero que me sobró este año, y dentro de unos años quiero comprar algo con él, pero resulta que esos billetes ya no son válidos? ¿Y si en ese tiempo el dinero que guardé perdió casi todo su poder adquisitivo y ya no puedo comprar nada con él? Esto no debería ocurrir. Por eso el dinero debe funcionar como una manera de acumular y guardar valor en el tiempo. Su rol como depósito de valor es una garantía de que el dinero conservará su utilidad para futuros usos o transacciones.
  • Es una UNIDAD DE MEDIDA. Nos resultaría imposible comparar el valor de objetos o servicios entre sí sin utilizar una medida numérica. Por ejemplo, ¿a cuántas horas de clase dadas por un profesor equivaldría una computadora? La comparación siempre resultaría inexacta. El dinero sirve, entonces, para que decidamos y fijemos equivalencias entre los valores de todos los bienes y servicios, sin importar lo distintos que sean.

Teniendo en cuenta estos tres puntos, comprendemos que no cualquier medio puede ser usado como dinero. Por ejemplo, ¿sabías que hasta el siglo XV los aztecas usaban granos de cacao como moneda? Es evidente ahora que el cacao no cumplía con todas las condiciones a las que el dinero debe adaptarse para cumplir sus funciones.

¿Sabías que hasta el siglo XV los aztecas usaban granos de cacao como moneda?

El dinero tiene que ser:

— Intercambiable. Quiere decir, por ejemplo, que las monedas de un país pueden ser intercambiadas por las de otro, guiándose por una equivalencia.
— Duradero. Debe poder aguantar el paso del tiempo sin deteriorarse o estropearse. Por eso los billetes y las monedas están fabricados con los materiales adecuados.
— Divisible. Debe poder ser usado en cantidades tanto grandes como pequeñas, para transacciones de distinta relevancia.
— Portable. Las monedas y los billetes pueden transportarse con facilidad. Hoy en día también tenemos que pensar en las tarjetas electromagnéticas como un formato de dinero portable.
Oficial y limitado en su oferta. Si cualquier ciudadano pudiera fabricar dinero, sin duda lo imprimiría en grandes cantidades. La aparición descontrolada de dinero en circulación afectaría enormemente el valor de cada billete o unidad de moneda. Para que esto no ocurra, y para que el dinero conserve su valor constante, debe intervenir un organismo que regule su creación y circulación en la sociedad.

El dinero es un concepto mundial básico, y tendemos a naturalizar su presencia en nuestras vidas. En realidad, cuanto más comprendemos sobre cualquier ámbito, más poder ganamos para controlarlo. Si queremos aumentar el control que tenemos sobre el flujo de dinero en nuestra vida, entonces, debemos empezar por entender los conceptos fundamentales que lo comprenden.


Si tenés más preguntas como estas, te invitamos a que las compartas en hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.