caja ahorro

Bancos y Financieras

5 diferencias entre un banco y una financiera

5 diferencias entre un banco y una financiera 1080 463 Blog Güeno

En esta nota hablamos de las instituciones financieras: entidades que median entre quienes ahorran y quienes necesitan financiación (en otras palabras, entre vendedores y compradores). Ahora bien, es usual confundir el rol de las financieras debido a que comparten muchas funciones con entidades bancarias. Así que vamos a enlistar las diferencias más importantes entre ambas para disipar cualquier duda.

Depósitos

Una financiera no puede ofrecer cajas de ahorro o cuentas corrientes (ni préstamos a través de cuentas corrientes). Es decir, no puede guardar el dinero del público en forma de depósito o cuenta corriente. Este es el rol del banco y a ellos acuden las personas para guardar su dinero de forma segura.

Créditos

Ambas entidades ofrecen créditos o préstamos. Sin embargo, los que una financiera otorga suelen ser de corto o mediano plazo; esto quiere decir que deberán ser devueltos en menos tiempo de lo que exigiría un banco. Abajo enlistamos más diferencias acerca de las condiciones de otorgamiento de créditos.

Tasas de Interés

Debido a que asumen mayores riesgos, las financieras cobran intereses más altos por prestar créditos que los que cobra un banco. De la misma manera, sin embargo, también ofrecen intereses más altos a aquellos que les hayan prestado su dinero para inversiones. Es por esto que muchos acuden a financieras para multiplicar sus ahorros en lugar de optar por depósitos a plazo fijo, por ejemplo.

Score Crediticio

Las financieras pueden conceder créditos a personas incluso si tienen un score crediticio bajo o están en el Veraz. Esto las distingue de los bancos, que suelen hacer una selección más exigente de las personas a quienes acceden a prestar dinero, para correr menos riesgo. En otras palabras, las financieras facilitan el acceso a créditos que el banco podría denegar.

Personalización

Las financieras son entidades locales, a diferencia de un banco, que puede extenderse en muchas sucursales en el país o el mundo. Esta extensión acotada les permite otorgar a sus clientes una atención y asesoramiento personalizados. Cada caso podrá ser evaluado en detalle para ofrecer al cliente la mejor opción de inversión o de crédito. Si bien este servicio se verá reflejado en los intereses que paguemos, resulta útil si necesitamos asesoramiento financiero.


¿Tenés más preguntas sobre tipos de productos financieros? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Cuáles son las ventajas de tener una cuenta en un banco?

¿Cuáles son las ventajas de tener una cuenta en un banco? 5184 1879 Blog Güeno

Hay un proceso de digitalización que se está dando en todo el mundo, y el ámbito de las finanzas no se queda afuera. Si bien puede parecernos reconfortante tener nuestro dinero físico en las manos, es innegable que manejarnos únicamente con efectivo va a traer grandes limitaciones a mediano o largo plazo. ¿Dónde vamos a guardar nuestros ahorros? ¿Qué pasa si lo perdemos o se nos daña? ¿Puedo llevar un registro exacto de mis ingresos y gastos si solo me muevo con billetes?

En Argentina, un 50% de las personas recibe sus ingresos en cuentas bancarias.

Encuesta realizada por BCRA

La bancarización es el proceso por el cual personas que nunca tuvieron cuentas bancarias optan por crear una a su nombre, o adquieren una al ser contratados por un empleador o al unirse a una institución. Debido a la cantidad de ventajas que significa guardar nuestro dinero en un banco, y la manera en que simplifica las finanzas de una sociedad, siempre será el objetivo hacer crecer el porcentaje de personas bancarizadas en un país.

¿Cuáles son las ventajas de estar bancarizado?

  • Sin efectivo. No hay necesidad de movernos con efectivo; solo hace falta llevar con nosotros nuestra tarjeta (de débito, por ejemplo). Si un comercio o compra no da lugar al uso de tarjeta, podemos extraer una pequeña cantidad de efectivo de un cajero.

  • Control de nuestros gastos. Hasta el mínimo movimiento del dinero en nuestra cuenta queda registrado y podemos consultar el registro de todos nuestros gastos desde online banking, aplicaciones en el celular, cajeros o resúmenes de cuenta a fin de mes. Aunque no lo parezca, ver nuestros gastos plasmados en una lista puede concientizarnos sobre cómo estamos usando nuestro dinero y ayudarnos a tomar buenas decisiones para administrarnos. 

  • Débito automático. Cuando nos suscribimos a un servicio que vamos a tener que abonar mensualmente, se nos da la opción de que el cobro se realice de nuestra cuenta de manera automática al principio del mes. Es una buena opción si en nuestra cuenta existe un depósito lo suficientemente alto como para abonar nuestros servicios. La gran ventaja es que no tendremos que pagar intereses por vencimiento de pagos

  • Dinero guardado en un lugar seguro. Tenemos la garantía de que el dinero que depositamos nos pertenece y está siendo cuidado. A diferencia del efectivo, este no puede perderse o ser robado. El acceso a nuestra cuenta estará protegido con sofisticadas medidas de seguridad. 

  • Guardar ahorros o hacerlos crecer. Guardar nuestro dinero en una entidad financiera equivale a prestárselo. La recompensa nos llega en forma de intereses proporcionales a nuestro depósito, que el banco suma mensualmente a nuestro favor. Sin embargo, no todos los tipos de cuentas generan ingresos significativos. Si lo que queremos es multiplicar nuestros ahorros, conviene la opción de un plazo fijo, que tiene altas tasas de interés pasivo.

  • Emisión de una tarjeta de débito. Una tarjeta de débito será el equivalente a llevar efectivo con nosotros. El dinero que gastemos con ellas se descontará del depósito en nuestra cuenta, de modo que nunca podremos gastar con ella más del monto que efectivamente tenemos (es decir, no puede generarnos deudas como sí puede una tarjeta de crédito). Podés leer ventajas de tener una tarjeta de débito en esta nota.

  • Emisión de una tarjeta de crédito. Su principal beneficio es que aumenta nuestro poder de compra en un momento dado. Es útil para pagar nuestros costos fijos o realizar grandes compras que prefiramos abonar en cuotas mensuales. Podés leer ventajas de tener una tarjeta de crédito en esta nota.

De las personas bancarizadas en Argentina, solo un 24% se maneja con dinero electrónico (online banking o tarjetas. El resto extrae el efectivo para emplearlo.

Encuesta realizada por BCRA
  • Promociones. Para fomentar la bancarización y el uso de sus productos financieros, cada banco ofrecerá diversos beneficios a sus clientes. Puede darse en forma de propuestas ligadas a otras empresas (descuentos, acumulación de puntos, cuotas sin interés, etc) o en forma de paquetes de productos financieros que el mismo banco nos ofrece (por ejemplo, caja de ahorros vinculada a cuenta corriente).

  • Préstamos. Estar asociado a una entidad por tener una cuenta en ella puede darnos preferencia a la hora de acceder a un préstamo. Además, ayuda a empezar a construir un historial financiero que puede hacer subir nuestro puntaje crediticio. Por ejemplo, si tenemos una tarjeta de crédito de la que hacemos un uso responsable y pagamos su saldo total mes a mes, en el futuro nos será mucho más fácil acceder a préstamos y créditos ofrecidos por cualquier entidad financiera.

  • Transferencias y otras operaciones por Online Banking. El dinero electrónico nos ahorra la necesidad de trasladarnos para recibir ingresos o realizar pagos. Podemos pagar nuestras facturas o hacer transferencias a cualquier cuenta desde cualquier dispositivo con conección a internet. Con la misma facilidad podemos consultar todos los movimientos en nuestra cuenta, emitir comprobantes, compartir nuestro CBU o editar nuestro alias, etc.

¿Hay desventajas de tener una cuenta en el banco?

Considerando todos los beneficios que implica, estar bancarizado no tiene desventajas prácticas. Lo que sí debemos considerar al evaluar si abrir una cuenta o qué tipo de cuenta abrir, es qué costos de servicio incurrirán en nuestro caso.

Los bancos ofrecen cajas de ahorro de apertura y mantenimiento gratuito o con costos relativamente bajos. Ambas son convenientes si solamente se busca guardar el dinero en un lugar seguro, disponer de él con una tarjeta o por Online Banking y empezar a familiarizarnos con servicios que el banco permite. Los costos que pagaremos estarán vinculados a cargos anuales de mantenimiento, uso de cajeros de otra red de bancos, por ejemplo.

Ahora bien, otros tipos de cuenta, como cuentas corrientes, pueden tener costos de servicio más elevados. Algunas cuentas incluso requieren un depósito mínimo siempre presente en la cuenta y cobrarán una comisión si el monto en ella estuviese por debajo del mínimo.

Para conocer los gastos que cada cuenta en particular va a significarnos, es importante asesorarnos ampliamente antes de abrir una cuenta para decidir qué entidad financiera y qué tipo de cuenta es la más conveniente para nosotros.


¿Tenés más preguntas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Cómo abro una cuenta?

¿Cómo abro una cuenta? 7360 2778 Blog Güeno

Ya hablamos de las distintas cuentas en que un banco o entidad financiera puede guardar nuestro dinero (como cajas de ahorro, cuentas corrientes o plazos fijos). También enlistamos ventajas de tener nuestro dinero bancarizados: seguridad, llevar registro de todos nuestros movimientos, facilidad de trámites e incluso cobro de intereses. En esta nota vamos a guiarte paso a paso para abrir una nueva cuenta en un banco.

¿Qué tipo de cuenta necesito?

El primer paso es determinar qué uso le vas a dar a la cuenta para poder decidir cuál es la adecuada:

  • Cuenta corriente. Conveniente si vas a usarla para mover grandes cantidades, hacer pagos de servicios, o usar créditos de dinero que aumenten tu capacidad de pago. Permite extracciones ilimitadas. Suele tener costos de servicio más alto que otras opciones. 

  • Cajas de ahorros. La más útil para recibir pagos, guardar dinero que vas a usar en el corto plazo. Permite alrededor de 5 extracciones al mes y suele tener los costos de servicios más bajos.

  • Plazo fijo. Esta alternativa no permite extracciones por un mínimo de 30 días (o el período que se estipule al momento del depósito). Eso sí: los intereses que pagan los bancos por este tipo de depósito son los más altos. Es ideal para guardar el dinero que no tengamos necesidad de usar en el corto plazo.
  • Cuenta de sueldos. Solo puede usarse para recibir cobros de nuestros empleadores. Podés solicitar que tu empleador abra esta cuenta en el banco que elijas, o, en caso de ya contar con una, es posible convertirla en una cuenta de sueldos para recibir los depósitos en ella.

Una vez definido el tipo de cuenta, debés conocer las distintas opciones que te ofrezcan diferentes entidades financieras. Algunas variables por las que podés preguntar para tener en cuenta:

  • Costos de apertura y mantenimiento
  • Costos uso de cajeros automáticos
  • Disponibilidad de Home Banking
  • Costos de reposición de tarjetas (por robo o extravío)

¿Qué documentación debo presentar?

Los trámites de apertura suelen ser personales y presenciales. Esta es la documentación que la mayoría de las entidades va a pedirte:

  • DNI (original y fotocopia)
  • Tu número de CUIT / CUIL

Además, algunas entidades pueden requerir que lleves:

  • Factura a tu nombre (de luz, agua, etc. Esto tiene la función de constatar tu domicilio)
  • Una mínima cantidad de dinero para depositar en la cuenta al abrirla
  • Completar una solicitud de apertura de cuenta

Antes de concretar el trámite, hacé todas las preguntas que necesites para tener total confianza en la decisión que estás tomando.

Van a darte:

  • Comprobante de CBU y de la apertura de la cuenta.
  • Tarjeta de débito o crédito. Esta puede ser enviada a tu domicilio pasados unos días.

Si lo necesitás, podés pedir en el banco que te enseñen a usar Cajeros. También, si corresponde, que te ayuden a darte de alta en Home Banking y te enseñen a usarlo.

¿Cómo me doy de alta en Home Banking?

Es aconsejable que solicites tu alta en Home Banking en el mismo trámite de apertura de tu cuenta, o apenas recibas tu tarjeta en tu domicilio. Una de las mejores beneficios de estar bancarizado es el acceso a gestión de tu dinero desde tu casa, usando una computadora o celular. En esta nota podés conocer todos los beneficios de hacer movimientos en tu cuenta por internet.

¿Cómo deposito dinero en mi cuenta bancaria?

Hay dos formas de empezar a guardar tu dinero en tu nueva cuenta:

  • Recibiendo transferencias electrónicas. Una vez habilitada tu cuenta, podés compartir tu CBU a tus clientes o empleadores para que realicen los pagos correspondientes a tu cuenta.

  • Realizando un depósito en efectivo. Podés hacerlo desde un cajero que permita la operación “Depósitos en efectivo” o por atención personalizada por ventanilla.

De ambas maneras, el dinero podrá estar disponible de inmediato para que lo extraigas desde un cajero o lo uses con tu tarjeta de débito o mediante pagos online.

¿Cómo sé si tengo una cuenta abierta?

Puede que tengamos dudas sobre si en el pasado hemos abierto una cuenta en un banco determinado, que un empleador lo haya hecho por nosotros o que una que creíamos cerrada no se haya dado de baja. Esta situación podría habernos generado una deuda o impedirnos la apertura de otra cuenta en otro banco.

Ante la duda, es posible llamar o asistir al banco en cuestión y consultar por la existencia de cuentas a nuestro nombre. En el caso de existir la cuenta, podrán asesorarnos para darnos de baja o resolver deudas pendientes.


¿Tenés más preguntas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

Diferencias entre Caja de Ahorro y Cuenta Corriente

Diferencias entre Caja de Ahorro y Cuenta Corriente 5259 1656 Blog Güeno

Tanto una caja de ahorros como una cuenta corriente son depósitos: formas en que un banco o entidad financiera guarda nuestro dinero. En ambos casos, el monto que elegimos guardar en nuestra cuenta funciona como un préstamo que le hacemos al banco. Cuando queramos recuperarlo mediante distintas operaciones (transferencias, extracciones, pagos con tarjeta de débito, etc), ese dinero será devuelto nosotros y se restará de nuestro saldo en la cuenta.

Ambos tipos de depósitos nos ofrecen beneficios, como la seguridad de nuestro dinero, acceso a Online Banking, o un pequeño aumento de saldo por la suma de intereses mensuales que el banco nos da (después de todo, seguimos prestándole al banco el dinero que no usamos y esta es nuestra forma de cobrar intereses). Ahora bien ¿cuáles son las características de cada depósito y en qué caso conviene elegirlos?

Caja de Ahorro

Según el BCRA, un 29% de los Argentinos tiene depósitos en cajas de ahorros

Es una buena opción para guardar el dinero a mediano o corto plazo. En general es elegida por clientes comunes para sus finanzas personales.

  • Algunas entidades y bancos públicos ofrecen su apertura y mantenimiento sin costo alguno, así como la emisión de una tarjeta de débito sin costo.

  • Suelen estar asociadas a una tarjeta de débito, la herramienta más útil para manipular el dinero en nuestra cuenta.

  • El banco añade al saldo del cliente la suma de intereses. Representan un porcentaje mensual del monto del saldo a fin de mes, aunque estos intereses suelen ser muy bajos.

Cuenta Corrienta

Según el BCRA, solo un 10% de los Argentinos tiene depósitos en cuentas corrientes

En principio, tiene un funcionamiento similar al de una caja de ahorros, pero permite servicios que aumentan el poder de compra. Por esto, en general es elegida por empresas, compañías o profesionales que la usan para mover mayores montos vinculados a operaciones ejecutivas (pagar servicios, proveedores, sueldos, etc). 

  • Permite giros en descubierto. Esto es, utilizar más dinero del que hay al momento en la cuenta. Esta cantidad extra tiene un límite que es acordado con la entidad al momento de crear la cuenta.

  • Los giros pueden emitirse utilizando cheques. Estas son autorizaciones en papel para recibir o transferir dinero. El dueño de una cuenta corriente recibe un talonario de cheques que podrá completar y usar para sus operaciones.

  • Dado que el uso de la cuenta corriente da lugar a extracciones o gastos superiores al saldo, genera una deuda que se pagará en el futuro. Significa que tiene un funcionamiento muy similar al de una tarjeta de crédito. Por lo tanto, dependiendo de los montos manejados, este tipo de cuenta podría ir asociado a una tarjeta de crédito emitida por la entidad.

  • A diferencia de la caja de ahorro, suele requerir un saldo mínimo para su apertura.

¿Tenés más preguntas sobre tipos de productos financieros? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.