deuda crédito

¿Qué son los créditos blandos?

¿Qué son los créditos blandos? 2520 1080 Blog Güeno

Si estás investigando el mercado de créditos o tratando de decidir qué tipo de financiamiento es el que mejor se adecua a tu necesidad en este momento, es probable que hayas leído la mención de los créditos blandos.

Estos son créditos de condiciones más favorables para el cliente en comparación con créditos tradicionales. Suelen ser ofrecidos por entidades públicas. Es así porque los créditos blandos no generan ganancias para la entidad, ni es su objetivo ser una inversión rentable. Su fin es el de ofrecer un servicio social de facilitar el acceso al crédito para personas en situaciones que les impiden la solicitud de uno tradicional.

¿Por qué son distintos?

Los créditos blandos tienen condiciones diferenciales que los vuelven más accesibles. Algunas de ellas son:

  • Intereses más bajos. La acumulación de intereses es uno de los principales factores que llevan al endeudamiento. Ofrecer intereses bajos ayuda al cliente a mantener el pago de sus cuotas al día. 
  • Plazos de devolución más amplios. Muy conveniente si necesitamos quebrar el crédito en suficientes cuotas como para que no consuma gran parte de nuestros ingresos hasta que podamos cancelar la deuda.

¿Quiénes acceden a estos créditos?

¿Pensás que este tipo de financiamiento podría servir para tu caso particular? Contactanos para asesorarte sobre este y más créditos existentes y cuál es el mejor para vos.


Si tenés más preguntas como esta, escribinos a hola@gueno.com.ar para que nuestro equipo las tenga en cuenta en futuras notas.

¿Qué es la refinanciación?

¿Qué es la refinanciación? 2520 1080 Blog Güeno

¿Alguna vez te quedaste atrás con el pago de las cuotas de un crédito? ¿Sufriste la acumulación de intereses que te hicieron arrepentirte de no haber pagado el saldo total de tu tarjeta? Si fue así y te encontraste acumulando una gran deuda, seguramente investigaste maneras de salir de la situación. En esta nota ya expusimos algunos consejos que pueden servirte en casos como este.

Una de las posibles soluciones que se sugiere a personas que acarrean deudas es la refinanciación o reestructuración de su crédito. También solemos cruzarnos con el término refinanciación cuando investigamos para solicitar un crédito, hipoteca u otro producto financiero; puede que descubramos que el crédito que nos interesa ofrece la posibilidad de refinanciarse en el futuro.

¿Qué es refinanciar?

Una refinanciación es una renegociación de los términos de un crédito que ya ha sido concedido. Esto puede implicar tanto modificar las condiciones del producto financiero para que el cliente sea capaz de cancelar su deuda, como expandir el tope de dinero que el cliente puede recibir de la misma entidad.

Entonces, refinanciar puede plantear cambios en:

  • Plazos. Podría extenderse el plazo de devolución máximo que se había fijado.
  • Tasas de interés. Podrían renegociarse las tasas que aplican para favorecer al cliente y ayudarlo a pagar su deuda.
  • Cantidad de cuotas a pagar. Podría variar el total de cuotas a pagar, así como el monto a pagar en cada una.
  • Monto máximo al que accede el cliente. Si se trata de un crédito mensual, por ejemplo (com el que ofrece una tarjeta de crédito), y el cliente se encuentra en condiciones cómodas de pagar su saldo mes a mes, puede solicitar una extensión de su tope y tener acceso a más dinero en el mismo plazo.

Si la solicitud de refinanciación se da a raíz de una deuda, este cambio de condiciones incentivará al cliente a cancelar (pagar totalmente) el monto adeudado.

Refinanciar es idear un plan para que se vuelva posible pagar una deuda acumulada.

¿Cuándo necesito refinanciar?

Como dijimos, hay dos situaciones en las que consideraríamos solicitar una refinanciación:

  • Si nuestras finanzas nos permiten aumentar los gastos cómodamente y deseamos acceder a más dinero por mes
  • Si las condiciones actuales hacen que saldar nuestra deuda sea inaccesible. 

Si se trata de una deuda, en general, la opción de refinanciar tiene más probabilidad de ser concedida si el cliente la solicita en los primeros meses de morosidad. Esto quiere decir que si fallamos en pagar nuestro saldo total por dos meses, ya debemos prever lo antes posible nuestra dificultad para devolver el dinero en meses posteriores. Más aún si consideramos que la acumulación de intereses volverá nuestra deuda cada vez más grande. 

Por lo tanto, el momento para solicitar la refinanciación de una deuda es lo antes posible, apenas descubrimos que no podremos pagar la siguiente cuota. Admitir que necesitamos refinanciar no va a perjudicar nuestro historial crediticio; al contrario, es una forma de demostrarse como cliente responsable frente a la entidad que nos prestó el dinero, y prevenir que la acumulación de deuda nos anote en listas de mora, como el Veraz.

En resumen…

Recordá que la refinanciación es un acuerdo entre las dos partes: el cliente y la entidad en cuestión. El objetivo es que ambas partes queden de acuerdo en nuevas condiciones para que la deuda pueda ser cancelada.
La entidad no puede reestructurar las condiciones del crédito sin consentimiento del cliente. Por lo tanto, si sospechás que las condiciones de tu crédito cambiaron sin tu aprobación, ponete en contacto inmediatamente con la entidad para aclarar la situación.
Recordá que para evitar incurrir en mora y deudas a futuro, y para no tener que solicitar refinanciaciones, es conveniente asesorarte extensivamente sobre cuáles son los mejores créditos disponibles para tu caso y cuál es el que mejores condiciones ofrece desde un principio.

Score crediticio

¿Qué hago si mi score crediticio es bajo?

¿Qué hago si mi score crediticio es bajo? 2519 1080 Blog Güeno

¿Sabés cuál es tu score crediticio? Este número se genera para puntuar nuestras prácticas en economía y finanza personal, y sirve a entidades financieras para decidir si concedernos un préstamo o crédito o no. Si querés leer más sobre el puntaje crediticio o qué factores se tienen en cuenta para elaborarlo, te invitamos a leerlo en esta nota.

Antes enlistamos buenas prácticas para prevenir una caída en tu score. Pero puede pasar que hayamos atravesado dificultades y no pudimos pagar cuotas o servicios a tiempo, por ejemplo, o venimos arrastrando deudas que crecen mes a mes. En estos casos nuestro puntaje crediticio ya es bajo,  y son otras las medidas y prácticas que van a ayudarnos a salir de la situación.

¿Qué puedo hacer si mi score es bajo?

  • ¿Se trata de tu primer o primeros productos financieros de crédito? Si es así, solo tenés que ser paciente y seguir cultivando buenos comportamientos en la puntualidad y pago de tus cuotas. Un 15% del puntaje crediticio se basa únicamente en la longitud de nuestro historial crediticio. Esto quiere decir que irá subiendo a medida que pasen los años.
  • Armá un presupuesto de gastos para controlar mejor tu dinero y destinarlo a salir de la deuda, pagar cuotas y así mostrar un compromiso hacia la solución de tu estado. En esta nota te damos consejos para armar un presupuesto y apegarte a él.
  • Elaborá un plan que destine una porción de tus ingresos a pagar tus deudas. Esto debe convertirse en tu prioridad. Aun si resulta imposible en el momento cancelar el 100% de una deuda, nuestro puntaje será otro si cada mes pagamos un porcentaje de cada deuda que tengamos.  En esta nota podés leer muchos consejos para administrarte y empezar a cancelar tus deudas.
  • Solicitá una consolidación y refinanciación de tu deuda. La consolidación te informa sobre cuáles son los montos que adeudás y en qué plazos y con qué intereses debés pagarlos. La refinanciación es una opción ofrecida por algunas entidades y suele estar disponible en los primeros meses de morosidad. Consiste en renegociar las condiciones del crédito, sea su plazo límite de devolución (que podría extenderse) o las tasas de interés aplicadas (que podrían reducirse). Podemos pedir esta opción contactando a la entidad con la que estamos endeudados.
  • Tener tarjetas de crédito de bajo monto que nos resulte fácil pagar al 100% mensualmente. Esta puede ser una tarjeta de crédito ofrecida por comercios, como un supermercado o una casa de electrónica. Va a ayudarnos a ordenar algunos de nuestros gastos; dado que el saldo total al final del mes será relativamente bajo, podremos abonarlo sin acumular deuda. Esto va a reflejarse en nuestro puntaje crediticio positivamente, porque demuestra compromiso y puntualidad. 

¿Tenés más dudas como esta o querés conseguir un crédito para saldar tus deudas? Escribinos a hola@gueno.com.ar o visitá nuestra página.

¿Hay créditos para los que están en el Veraz?

¿Hay créditos para los que están en el Veraz? 5472 2352 Blog Güeno

Como explicamos en esta nota, el Veraz es un registro que recolecta información sobre las personas para determinar su capacidad o probabilidad de devolver un crédito o préstamo en el futuro.

Es decir, Veraz elabora un perfil de las personas que presenten historiales relevantes en los ámbitos financiero, jurídico, crediticio y comercial. Si los perfiles elaborados muestran rasgos que convierten a esa persona en un riesgo de inversión, algunas entidades financieras niegan a esa persona el acceso a un crédito o préstamo.

Sin embargo, sí existen instituciones dispuestas a prestar su dinero a personas aun si se encuentran en el Veraz. Es más: cuando se vuelve difícil pagar aquellas cuotas o intereses que llevaron a una persona a figurar en el Veraz, son estas mismas entidades las que ofrecen créditos que ayudan a esas personas a salir de la deuda.

¿Cómo son los créditos para personas en el Veraz?

Dado que se asume que las personas que figuran en el Veraz representan un riesgo mayor que las que siempre tuvieron un muy buen historial crediticio, es usual que estos créditos tengan características o condiciones distintas a aquellos ofrecidos por un banco tradicional.

Algunas de estas características diferenciales son:

  • Tasas de interés más altas. Las empresas financieras usualmente demandan tasas de interés más altas que bancos tradicionales. En esta nota podés leer por qué.

  • Montos más bajos. Es posible que los montos a los que tengan acceso personas que figuran en el Veraz no sean tan altos como los ofrecidos por bancos tradicionales.

  • Plazos de devolución más cortos. Este tipo de crédito puede tener un plazo de devolución de entre 6 meses y 5 años, aproximadamente.

Además, es posible que se exijan estas condiciones:

  • Ser mayor de 18 años
  • Residir en el país
  • Recibir un sueldo mensual

Sin embargo, siempre tengamos en cuenta que cada entidad establecerá sus propias condiciones e incluso estará dispuesta a negociarlas con el cliente para concretar el crédito o préstamo.

¿Cómo sé si estoy en el Veraz?

Si no estás seguro de si aparecés en el Veraz o no, podés solicitar al organismo un informe que detalle tu situación actual. Este informe puede pedirse cada seis meses de forma gratuita. En esta nota detallamos los pasos a seguir para obtenerlo, así como toda la información que te será brindada cuando lo solicites.


¿Querés conocer cuál es el mejor crédito para vos? Visitá nuestra página o escribinos a hola@gueno.com.ar para que te asesoremos.

¿Qué son las empresas financieras?

¿Qué son las empresas financieras? 2521 1080 Blog Güeno

Las financieras (también conocidas como instituciones o empresas financieras) son entidades que median entre personas o empresas (sus clientes) y el resto del del mercado financiero. Así, si una persona o empresa quiere invertir su dinero, refinanciar una deuda pendiente o solicitar un préstamo, por ejemplo, es posible que solicite asesoramiento de una financiera en uno de los diversos servicios que ofrecen.

¿Por qué existen?

En el mercado financiero pueden darse simultáneamente estos dos escenarios; por un lado, una persona que viene ahorrando parte de su sueldo hace meses decide que quiere invertir su dinero para que este no pierda valor e, idealmente, se multiplique. Por otro lado, una pequeña empresa familiar busca una inversión que le permita expandirse y multiplicar sus ganancias en los próximos años. Lógicamente, la solución ideal es que la persona de los ahorros preste su dinero a la pequeña empresa, donde será usado estratégicamente para aumentar los ingresos de ambos en el mediano plazo.

Las financieras cumplen la función de hacer el nexo en situaciones como estas y tomar el dinero de clientes inversores para prestarlo a clientes que lo emplearán. Es decir, canalizan los ahorros de la gente para reinvertirlos. Facilita esa fuente de dinero que es destinada a la generación de productos y servicios que el mismo público necesita.

¿Cómo genera ganancias una financiera?

La financiera genera sus ganancias a partir de porcentajes de los montos que mueve; los retiene a manera de comisiones. Los intereses que una financiera cobra a quienes solicitan un préstamo o crédito de ella son notablemente más altos que los que podría cobrar un banco. De la misma manera, también serán más altos los intereses que la financiera facilite a sus clientes a la hora de cobrar los frutos de su inversión.

Es por eso que las financieras existen como alternativa de inversión a los bancos. Si bien pueden representar un riesgo de inversión más alto que el que significa prestar dinero a un banco tradicional, también es cierto que las ganancias del inversor pueden llegar a ser mucho más altas.

¿Qué servicios ofrecen?

  • Inversiones
  • Otorgamiento de créditos y préstamos
  • Refinanciamientos de créditos
  • Asesoramiento financiero: ayuda en la evaluación de la situación financiera de sus clientes, así como consultoría sobre posibles decisiones a tomar. También tiene el rol de educar a su público sobre aspectos fundamentales del mercado financiero.
  • Compra y venta de productos financieros (como acciones de empresas, divisas, etc)
  • Investigación y estudio del mercado financiero-Hipotecas
  • Leasings

¿Tenés más preguntas o dudas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué es el Veraz? ¿Cómo sé si estoy?

¿Qué es el Veraz? ¿Cómo sé si estoy? 2520 1080 Blog Güeno

El Veraz es un registro que recolecta información financiera, crediticia, judicial y comercial sobre las personas. El informe que ofrece sobre cada individuo sirve a las empresas, instituciones o entidades financieras para evaluar si otorgar un crédito o préstamo a esa persona, considerando la probabilidad de que pague el crédito en el futuro o si será un riesgo de negocio.

Es decir, indica nuestra posición frente al mercado financiero. Al momento en que solicitemos un medio de financiación, las entidades revisarán nuestro historial de devolución de dinero para decidir si accederán a darnos un nuevo préstamo o crédito.

¿Cómo sé si estoy en el veraz?

Por derecho, toda persona puede solicitar cada seis meses un informe gratuito de su situación en el Veraz. El trámite de acceso es sencillo y es posible hacerlo llamando al (011) 5352-4800, de lunes a viernes de 9 a 18hs. Tras una serie de preguntas realizadas por contestador automático para constatar nuestra identidad, se generará un código para que ingresemos en esta página y obtengamos el informe.

También puede solicitarse en cualquier sucursal de Veraz en Argentina presentando el DNI.
Es posible solicitar el informe nuevamente antes de transcurridos los 6 meses, aunque abonando la tarifa del trámite. 

Conviene consultar nuestra situación en el Veraz antes de solicitar créditos importantes.

Los niveles de calificación en el veraz

El registro ordena a los deudores según el riesgo de inversión que pueden representar para una entidad. Esto se basa en el tiempo transcurrido entre su fecha de pago vencida y el presente.

  • Normal: deuda menor a 31 días
  • Riesgo bajo: deuda de entre 31 y 90 días
  • Riesgo medio: deuda de entre 90 y 180 días 
  • Riesgo alto: deuda de entre 180 días y un año
  • Irrecuperable: deuda mayor a un año
  • Irrecuperable por disposición técnica: deuda que fue contraída con una entidad que ya no existe

¿Qué detalla el informe del Veraz?

Un informe completo del Veraz, como el que podemos solicitar cada 6 meses, va a mostrar información sobre los siguientes aspectos:

  • Historial Financiero; antecedentes pagando créditos o deudas. Medios de pago utilizados en esas ocasiones.
  • Deudas de pagos de servicios contratados
  • Deudas de incumplimientos de compromisos financieros
  • Deudas con AFIP, Banco Central y otros registros públicos
  • Procesos judiciales activos en los últimos años

El Veraz puede recaudar información de los últimos 2 a 5 años, dependiendo de la existencia o ausencia de deudas pendientes o información relevante (como procesos judiciales). Esto significa que si, por ejemplo, contrajimos una deuda que hizo que apareciéramos en el Veraz, nuestro nombre puede quedar en los registros por 2 años incluso después de haberla saldado. 

¿Cuándo se suele consultar?

Es bueno consultarlo antes de solicitar un préstamo o crédito importante. Esto es porque si tenemos una deuda que arrastramos, es probable que declinen nuestra solicitud, y ese rechazo podría afectar negativamente nuestro score crediticio. Es aconsejable consultarlo:

  • Antes de pedir un préstamo, crédito u otro medio de financiación

  • Para saber si se arrastramos deudas que no tengamos en cuenta

  • Si creemos que nuestro score o puntaje crediticio es bajo y queremos conocer nuestra situación para ordenarla y elevarlo

¿Tenés más preguntas como esta? Escribila a hola@gueno.com para que nuestro equipo las tenga en cuenta para futuras notas.


¿Qué son las tasas de interés? ¿Cómo funcionan?

¿Qué son las tasas de interés? ¿Cómo funcionan? 3100 1190 Blog Güeno

Los intereses pueden entenderse como el costo de haber usado dinero de una entidad financiera. Cuando solicitamos un préstamo o pagamos compras con una tarjeta de crédito, generamos el compromiso a futuro de devolver ese dinero a quien corresponda. Los intereses son la diferencia entre el monto de dinero que recibimos o que gastamos y el que eventualmente devolvemos.

¿Por qué existen los intereses? Básicamente, como compensación por el tiempo que transcurre entre que tomamos y reponemos el dinero en cuestión. La tasa de interés es el porcentaje del monto inicial que se sumará para contrarrestar la devaluación por el desplazamiento temporal entre la adquisición en sí y su pago, y como ganancia para la entidad que lo prestó.

La tasa de interés puede ser considerada “el precio del dinero”.

Cuando una persona pide dinero prestado o usa un crédito de una entidad financiera o banco, la tasa de interés que aplica se denomina activa. También existen tasas de interés preferenciales (más bajas), que son las que están promovidas por el gobierno o alguna institución, y por lo tanto permiten créditos con porcentajes de interés más rentables para quien los recibe. Suelen estar disponibles para pequeños comerciantes, nuevos clientes, miembros de algunas asociaciones, etc.

Pero no siempre son los clientes quienes pagan intereses. Los plazos fijos o depósitos son una forma en que prestamos nuestro dinero al banco a cambio de que lo devuelva en la fecha que estipulamos, habiendo sumado intereses a lo largo de los meses acordados. Es una forma de incrementar nuestro dinero, con una pequeña ganancia. La tasa de interés que aplica en este caso se denomina pasiva, porque es el banco o entidad quien la paga a su cliente.

Tipos de tasas de interés

Las tasas de interés serán fijas (mismo porcentaje todos los meses) o variables (un porcentaje que cambia con el paso del tiempo). También puede tratarse de intereses simples (que representan un único porcentaje, fijado en un principio) o compuestos (calculados en partes sumadas a lo largo de un período).

¿Las tasas de interés sirven para contrarrestar la inflación?

En parte, sí. Al interés nominal (diferencia entre el dinero que retiramos y el dinero que habíamos depositado) hay que restarle la tasa de inflación para obtener el interés real (cuál fue el porcentaje de incremento efectivo, que no se perdió por la inflación).

Las tasas de interés cumplen la función de compensar el gasto de dinero que la devaluación significa. Pero también es una forma de volver redituable la operación de prestar dinero o dar un crédito. La posibilidad de cobrar con intereses es lo que incentiva a las entidades financieras a prestar su dinero y dar créditos, y lo que hace que existan tantas opciones de crédito con distintas condiciones y tasas de interés.

¿Qué define las tasas de interés?

Las tasas son en gran parte fijadas por la demanda del mercado; cuanta más necesidad y de fondos existan, más altas serán las tasas de interés. Sin embargo, gracias a la multiplicidad de entidades y productos financieros que ofrece cada una, siempre habrá un amplio abanico de tasas de interés disponibles.

Es importante resaltar que tu puntaje crediticio puede influir en el porcentaje de intereses que apliquen en tus casos. Cuanto mayor hayas demostrado que es tu capacidad para devolver al banco el dinero prestado, menores serán las tasas de interés que te ofrezcan, porque se te considerará un riesgo menor. Podés leer cómo tener un buen puntaje crediticio acá.

Es fundamental conocer las tasas de interés que se aplican a los créditos que solicitamos. Debemos evaluar cómo los intereses afectarán los pagos finales que tengamos que hacer. Además, si la operación que elegimos implica intereses compuestos, tenemos que recordar la importancia de pagar nuestra deuda lo antes posible para escapar de la acumulación altísima e innecesaria de intereses.


¿Tenés más preguntas como esta?  Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

Consejos para pagar la deuda de tu tarjeta

Consejos para pagar la deuda de tu tarjeta 1271 469 Blog Güeno

La gran ventaja de una tarjeta de crédito es esta: poder postergar el pago de nuestros gastos. Eso es lo que la distingue de una tarjeta de débito, que, en cambio, descuenta dinero de nuestra cuenta corriente o de ahorro a medida que la usamos. 

Ahora, ¿qué pasa cuando llega la factura de la tarjeta y no estamos en condiciones de pagar el saldo total? Este es el gran riesgo de no hacer un uso bien cuidado y pautado de nuestra tarjeta de crédito. La situación puede rápidamente volverse una de endeudamiento, porque el retraso del pago va haciendo que el monto adeudado se multiplique con la suma de intereses

La acumulación de intereses por no pagar deudas a tiempo genera un gasto extra.

¿Qué hago con la deuda que ya tengo?

Si no pudiste cancelar tu saldo de meses anteriores, estos son algunos consejos para salir del endeudamiento:

  • Dejá de usar la tarjeta que generó la deuda. Es el paso número uno. Guardá el plástico en tu casa y no lo uses hasta que hayas cancelado tu deuda. Hacé lo mismo si tenés más de una tarjeta de crédito.

  • Si tenés más de una tarjeta o deuda, escribilas en orden según la tasa de interés que aplique a ellas. Sin dejar de pagar el monto mínimo cada mes, priorizá el pago de la que aumente con una tasa de interés más alta.

  • Pagá lo máximo posible del gasto mensual. Cada monto que contribuyas por encima del pago mínimo será a tu favor, porque reducirá la cantidad que tengas que pagar a futuro con intereses aplicados.

  • Teniendo en cuenta tus ingresos, tus gastos mensuales y tu deuda, elaborá un plan de presupuesto mensual y llevá un registro escrito de todos tus gastos. Esto va a ayudarte a destinar suficiente capital al pago de tu deuda para saldarla lo antes posible.

  • Nunca canceles tarjetas con un mal balance. Esto va a perjudicar mucho tu puntaje
    crediticio. En esta nota podés leer más consejos y buenas prácticas para tener una buena calificación de crédito y ser un buen candidato a recibirlos.

  • En ocasiones, puede ser oportuno averiguar condiciones para obtener un préstamo con bajo interés que nos ayude a cancelar la deuda ya existente. Es importante recibir asesoramiento para estar seguros de que estamos optando por una opción que nos ayude y no otro crédito que vaya a endeudarnos más adelante.

¿Cómo me evito deudas a futuro?

Las siguientes son buenas prácticas crediticias para no caer en la deuda:

  • Buscá tarjetas de crédito con menores tasas de interés o con condiciones de pago que se adapten a tus necesidades. Asesorate tanto como puedas antes de decidir cuál es la mejor opción.

  • Apuntá a usar solo un 50% del límite mensual de tu tarjeta (y si es posible, menos). Esto va a garantizarte montos más accesibles a fin de mes, que van a estar más cercanos al pago mínimo.

  • Evaluá si estás usando la tarjeta por la comodidad del dinero electrónico. Si es así, tené una tarjeta de débito y llevala con vos; dejá la de crédito en casa. Vas a escaparte de la tentación de “patear el pago para más adelante”.

  • Todos los meses, aboná por encima del pago mínimo. En lo posible, pagá el saldo total. Si ya tuviste la experiencia de endeudarte con una tarjeta de crédito, es probable que hayas aprendido la lección: limitarse a abonar el pago mínimo es una solución a muy corto plazo.

  • Tené armado un presupuesto mensual y apegate a él. Si surge una compra o gasto fuera del plan, date tiempo para evaluar, en primer lugar, si es verdaderamente necesario, y en segundo lugar, si es posible hacer la compra con débito o efectivo (lo que nos evitaría un gasto a futuro).

  • Llevá un registro escrito de los gastos con tu tarjeta ANTES de ver la factura a fin de mes. Es posible consultar los movimientos de nuestra tarjeta con Online Banking, pero el ejercicio de escribir nuestros gastos a lo largo del mes nos ayuda a tomar conciencia de ellos y limitarnos si ya la usamos mucho en las últimas semanas.

  • Cuantas menos tarjetas de crédito tengas, mejor. Esto es así si tuviste dificultades de endeudamiento con una tarjeta en el pasado. Por eso es importante, antes de solicitar una tarjeta, averiguar cuál es la entidad o el crédito que mejores condiciones te ofrece.

Estas prácticas de uso responsable de nuestra tarjeta no solo van a librarnos de deudas futuras, sino que nos garantizan una alta calificación crediticia. Cuanto mejor haya sido nuestro comportamiento en el pasado para cumplir con pagos y salir del endeudamiento, mejor será nuestro perfil frente a entidades cuando solicitemos los créditos que elijamos.


¿Necesitás asesoramiento para encontrar el mejor crédito para vos? Visitá nuestra página o escribinos a  hola@gueno.com.ar