score crediticio

¿Qué son los créditos blandos?

¿Qué son los créditos blandos? 2520 1080 Blog Güeno

Si estás investigando el mercado de créditos o tratando de decidir qué tipo de financiamiento es el que mejor se adecua a tu necesidad en este momento, es probable que hayas leído la mención de los créditos blandos.

Estos son créditos de condiciones más favorables para el cliente en comparación con créditos tradicionales. Suelen ser ofrecidos por entidades públicas. Es así porque los créditos blandos no generan ganancias para la entidad, ni es su objetivo ser una inversión rentable. Su fin es el de ofrecer un servicio social de facilitar el acceso al crédito para personas en situaciones que les impiden la solicitud de uno tradicional.

¿Por qué son distintos?

Los créditos blandos tienen condiciones diferenciales que los vuelven más accesibles. Algunas de ellas son:

  • Intereses más bajos. La acumulación de intereses es uno de los principales factores que llevan al endeudamiento. Ofrecer intereses bajos ayuda al cliente a mantener el pago de sus cuotas al día. 
  • Plazos de devolución más amplios. Muy conveniente si necesitamos quebrar el crédito en suficientes cuotas como para que no consuma gran parte de nuestros ingresos hasta que podamos cancelar la deuda.

¿Quiénes acceden a estos créditos?

¿Pensás que este tipo de financiamiento podría servir para tu caso particular? Contactanos para asesorarte sobre este y más créditos existentes y cuál es el mejor para vos.


Si tenés más preguntas como esta, escribinos a hola@gueno.com.ar para que nuestro equipo las tenga en cuenta en futuras notas.

¿Qué es la refinanciación?

¿Qué es la refinanciación? 2520 1080 Blog Güeno

¿Alguna vez te quedaste atrás con el pago de las cuotas de un crédito? ¿Sufriste la acumulación de intereses que te hicieron arrepentirte de no haber pagado el saldo total de tu tarjeta? Si fue así y te encontraste acumulando una gran deuda, seguramente investigaste maneras de salir de la situación. En esta nota ya expusimos algunos consejos que pueden servirte en casos como este.

Una de las posibles soluciones que se sugiere a personas que acarrean deudas es la refinanciación o reestructuración de su crédito. También solemos cruzarnos con el término refinanciación cuando investigamos para solicitar un crédito, hipoteca u otro producto financiero; puede que descubramos que el crédito que nos interesa ofrece la posibilidad de refinanciarse en el futuro.

¿Qué es refinanciar?

Una refinanciación es una renegociación de los términos de un crédito que ya ha sido concedido. Esto puede implicar tanto modificar las condiciones del producto financiero para que el cliente sea capaz de cancelar su deuda, como expandir el tope de dinero que el cliente puede recibir de la misma entidad.

Entonces, refinanciar puede plantear cambios en:

  • Plazos. Podría extenderse el plazo de devolución máximo que se había fijado.
  • Tasas de interés. Podrían renegociarse las tasas que aplican para favorecer al cliente y ayudarlo a pagar su deuda.
  • Cantidad de cuotas a pagar. Podría variar el total de cuotas a pagar, así como el monto a pagar en cada una.
  • Monto máximo al que accede el cliente. Si se trata de un crédito mensual, por ejemplo (com el que ofrece una tarjeta de crédito), y el cliente se encuentra en condiciones cómodas de pagar su saldo mes a mes, puede solicitar una extensión de su tope y tener acceso a más dinero en el mismo plazo.

Si la solicitud de refinanciación se da a raíz de una deuda, este cambio de condiciones incentivará al cliente a cancelar (pagar totalmente) el monto adeudado.

Refinanciar es idear un plan para que se vuelva posible pagar una deuda acumulada.

¿Cuándo necesito refinanciar?

Como dijimos, hay dos situaciones en las que consideraríamos solicitar una refinanciación:

  • Si nuestras finanzas nos permiten aumentar los gastos cómodamente y deseamos acceder a más dinero por mes
  • Si las condiciones actuales hacen que saldar nuestra deuda sea inaccesible. 

Si se trata de una deuda, en general, la opción de refinanciar tiene más probabilidad de ser concedida si el cliente la solicita en los primeros meses de morosidad. Esto quiere decir que si fallamos en pagar nuestro saldo total por dos meses, ya debemos prever lo antes posible nuestra dificultad para devolver el dinero en meses posteriores. Más aún si consideramos que la acumulación de intereses volverá nuestra deuda cada vez más grande. 

Por lo tanto, el momento para solicitar la refinanciación de una deuda es lo antes posible, apenas descubrimos que no podremos pagar la siguiente cuota. Admitir que necesitamos refinanciar no va a perjudicar nuestro historial crediticio; al contrario, es una forma de demostrarse como cliente responsable frente a la entidad que nos prestó el dinero, y prevenir que la acumulación de deuda nos anote en listas de mora, como el Veraz.

En resumen…

Recordá que la refinanciación es un acuerdo entre las dos partes: el cliente y la entidad en cuestión. El objetivo es que ambas partes queden de acuerdo en nuevas condiciones para que la deuda pueda ser cancelada.
La entidad no puede reestructurar las condiciones del crédito sin consentimiento del cliente. Por lo tanto, si sospechás que las condiciones de tu crédito cambiaron sin tu aprobación, ponete en contacto inmediatamente con la entidad para aclarar la situación.
Recordá que para evitar incurrir en mora y deudas a futuro, y para no tener que solicitar refinanciaciones, es conveniente asesorarte extensivamente sobre cuáles son los mejores créditos disponibles para tu caso y cuál es el que mejores condiciones ofrece desde un principio.

Score crediticio

¿Qué hago si mi score crediticio es bajo?

¿Qué hago si mi score crediticio es bajo? 2519 1080 Blog Güeno

¿Sabés cuál es tu score crediticio? Este número se genera para puntuar nuestras prácticas en economía y finanza personal, y sirve a entidades financieras para decidir si concedernos un préstamo o crédito o no. Si querés leer más sobre el puntaje crediticio o qué factores se tienen en cuenta para elaborarlo, te invitamos a leerlo en esta nota.

Antes enlistamos buenas prácticas para prevenir una caída en tu score. Pero puede pasar que hayamos atravesado dificultades y no pudimos pagar cuotas o servicios a tiempo, por ejemplo, o venimos arrastrando deudas que crecen mes a mes. En estos casos nuestro puntaje crediticio ya es bajo,  y son otras las medidas y prácticas que van a ayudarnos a salir de la situación.

¿Qué puedo hacer si mi score es bajo?

  • ¿Se trata de tu primer o primeros productos financieros de crédito? Si es así, solo tenés que ser paciente y seguir cultivando buenos comportamientos en la puntualidad y pago de tus cuotas. Un 15% del puntaje crediticio se basa únicamente en la longitud de nuestro historial crediticio. Esto quiere decir que irá subiendo a medida que pasen los años.
  • Armá un presupuesto de gastos para controlar mejor tu dinero y destinarlo a salir de la deuda, pagar cuotas y así mostrar un compromiso hacia la solución de tu estado. En esta nota te damos consejos para armar un presupuesto y apegarte a él.
  • Elaborá un plan que destine una porción de tus ingresos a pagar tus deudas. Esto debe convertirse en tu prioridad. Aun si resulta imposible en el momento cancelar el 100% de una deuda, nuestro puntaje será otro si cada mes pagamos un porcentaje de cada deuda que tengamos.  En esta nota podés leer muchos consejos para administrarte y empezar a cancelar tus deudas.
  • Solicitá una consolidación y refinanciación de tu deuda. La consolidación te informa sobre cuáles son los montos que adeudás y en qué plazos y con qué intereses debés pagarlos. La refinanciación es una opción ofrecida por algunas entidades y suele estar disponible en los primeros meses de morosidad. Consiste en renegociar las condiciones del crédito, sea su plazo límite de devolución (que podría extenderse) o las tasas de interés aplicadas (que podrían reducirse). Podemos pedir esta opción contactando a la entidad con la que estamos endeudados.
  • Tener tarjetas de crédito de bajo monto que nos resulte fácil pagar al 100% mensualmente. Esta puede ser una tarjeta de crédito ofrecida por comercios, como un supermercado o una casa de electrónica. Va a ayudarnos a ordenar algunos de nuestros gastos; dado que el saldo total al final del mes será relativamente bajo, podremos abonarlo sin acumular deuda. Esto va a reflejarse en nuestro puntaje crediticio positivamente, porque demuestra compromiso y puntualidad. 

¿Tenés más dudas como esta o querés conseguir un crédito para saldar tus deudas? Escribinos a hola@gueno.com.ar o visitá nuestra página.

¿Hay créditos para los que están en el Veraz?

¿Hay créditos para los que están en el Veraz? 5472 2352 Blog Güeno

Como explicamos en esta nota, el Veraz es un registro que recolecta información sobre las personas para determinar su capacidad o probabilidad de devolver un crédito o préstamo en el futuro.

Es decir, Veraz elabora un perfil de las personas que presenten historiales relevantes en los ámbitos financiero, jurídico, crediticio y comercial. Si los perfiles elaborados muestran rasgos que convierten a esa persona en un riesgo de inversión, algunas entidades financieras niegan a esa persona el acceso a un crédito o préstamo.

Sin embargo, sí existen instituciones dispuestas a prestar su dinero a personas aun si se encuentran en el Veraz. Es más: cuando se vuelve difícil pagar aquellas cuotas o intereses que llevaron a una persona a figurar en el Veraz, son estas mismas entidades las que ofrecen créditos que ayudan a esas personas a salir de la deuda.

¿Cómo son los créditos para personas en el Veraz?

Dado que se asume que las personas que figuran en el Veraz representan un riesgo mayor que las que siempre tuvieron un muy buen historial crediticio, es usual que estos créditos tengan características o condiciones distintas a aquellos ofrecidos por un banco tradicional.

Algunas de estas características diferenciales son:

  • Tasas de interés más altas. Las empresas financieras usualmente demandan tasas de interés más altas que bancos tradicionales. En esta nota podés leer por qué.

  • Montos más bajos. Es posible que los montos a los que tengan acceso personas que figuran en el Veraz no sean tan altos como los ofrecidos por bancos tradicionales.

  • Plazos de devolución más cortos. Este tipo de crédito puede tener un plazo de devolución de entre 6 meses y 5 años, aproximadamente.

Además, es posible que se exijan estas condiciones:

  • Ser mayor de 18 años
  • Residir en el país
  • Recibir un sueldo mensual

Sin embargo, siempre tengamos en cuenta que cada entidad establecerá sus propias condiciones e incluso estará dispuesta a negociarlas con el cliente para concretar el crédito o préstamo.

¿Cómo sé si estoy en el Veraz?

Si no estás seguro de si aparecés en el Veraz o no, podés solicitar al organismo un informe que detalle tu situación actual. Este informe puede pedirse cada seis meses de forma gratuita. En esta nota detallamos los pasos a seguir para obtenerlo, así como toda la información que te será brindada cuando lo solicites.


¿Querés conocer cuál es el mejor crédito para vos? Visitá nuestra página o escribinos a hola@gueno.com.ar para que te asesoremos.

Bancos y Financieras

5 diferencias entre un banco y una financiera

5 diferencias entre un banco y una financiera 1080 463 Blog Güeno

En esta nota hablamos de las instituciones financieras: entidades que median entre quienes ahorran y quienes necesitan financiación (en otras palabras, entre vendedores y compradores). Ahora bien, es usual confundir el rol de las financieras debido a que comparten muchas funciones con entidades bancarias. Así que vamos a enlistar las diferencias más importantes entre ambas para disipar cualquier duda.

Depósitos

Una financiera no puede ofrecer cajas de ahorro o cuentas corrientes (ni préstamos a través de cuentas corrientes). Es decir, no puede guardar el dinero del público en forma de depósito o cuenta corriente. Este es el rol del banco y a ellos acuden las personas para guardar su dinero de forma segura.

Créditos

Ambas entidades ofrecen créditos o préstamos. Sin embargo, los que una financiera otorga suelen ser de corto o mediano plazo; esto quiere decir que deberán ser devueltos en menos tiempo de lo que exigiría un banco. Abajo enlistamos más diferencias acerca de las condiciones de otorgamiento de créditos.

Tasas de Interés

Debido a que asumen mayores riesgos, las financieras cobran intereses más altos por prestar créditos que los que cobra un banco. De la misma manera, sin embargo, también ofrecen intereses más altos a aquellos que les hayan prestado su dinero para inversiones. Es por esto que muchos acuden a financieras para multiplicar sus ahorros en lugar de optar por depósitos a plazo fijo, por ejemplo.

Score Crediticio

Las financieras pueden conceder créditos a personas incluso si tienen un score crediticio bajo o están en el Veraz. Esto las distingue de los bancos, que suelen hacer una selección más exigente de las personas a quienes acceden a prestar dinero, para correr menos riesgo. En otras palabras, las financieras facilitan el acceso a créditos que el banco podría denegar.

Personalización

Las financieras son entidades locales, a diferencia de un banco, que puede extenderse en muchas sucursales en el país o el mundo. Esta extensión acotada les permite otorgar a sus clientes una atención y asesoramiento personalizados. Cada caso podrá ser evaluado en detalle para ofrecer al cliente la mejor opción de inversión o de crédito. Si bien este servicio se verá reflejado en los intereses que paguemos, resulta útil si necesitamos asesoramiento financiero.


¿Tenés más preguntas sobre tipos de productos financieros? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué es el Veraz? ¿Cómo sé si estoy?

¿Qué es el Veraz? ¿Cómo sé si estoy? 2520 1080 Blog Güeno

El Veraz es un registro que recolecta información financiera, crediticia, judicial y comercial sobre las personas. El informe que ofrece sobre cada individuo sirve a las empresas, instituciones o entidades financieras para evaluar si otorgar un crédito o préstamo a esa persona, considerando la probabilidad de que pague el crédito en el futuro o si será un riesgo de negocio.

Es decir, indica nuestra posición frente al mercado financiero. Al momento en que solicitemos un medio de financiación, las entidades revisarán nuestro historial de devolución de dinero para decidir si accederán a darnos un nuevo préstamo o crédito.

¿Cómo sé si estoy en el veraz?

Por derecho, toda persona puede solicitar cada seis meses un informe gratuito de su situación en el Veraz. El trámite de acceso es sencillo y es posible hacerlo llamando al (011) 5352-4800, de lunes a viernes de 9 a 18hs. Tras una serie de preguntas realizadas por contestador automático para constatar nuestra identidad, se generará un código para que ingresemos en esta página y obtengamos el informe.

También puede solicitarse en cualquier sucursal de Veraz en Argentina presentando el DNI.
Es posible solicitar el informe nuevamente antes de transcurridos los 6 meses, aunque abonando la tarifa del trámite. 

Conviene consultar nuestra situación en el Veraz antes de solicitar créditos importantes.

Los niveles de calificación en el veraz

El registro ordena a los deudores según el riesgo de inversión que pueden representar para una entidad. Esto se basa en el tiempo transcurrido entre su fecha de pago vencida y el presente.

  • Normal: deuda menor a 31 días
  • Riesgo bajo: deuda de entre 31 y 90 días
  • Riesgo medio: deuda de entre 90 y 180 días 
  • Riesgo alto: deuda de entre 180 días y un año
  • Irrecuperable: deuda mayor a un año
  • Irrecuperable por disposición técnica: deuda que fue contraída con una entidad que ya no existe

¿Qué detalla el informe del Veraz?

Un informe completo del Veraz, como el que podemos solicitar cada 6 meses, va a mostrar información sobre los siguientes aspectos:

  • Historial Financiero; antecedentes pagando créditos o deudas. Medios de pago utilizados en esas ocasiones.
  • Deudas de pagos de servicios contratados
  • Deudas de incumplimientos de compromisos financieros
  • Deudas con AFIP, Banco Central y otros registros públicos
  • Procesos judiciales activos en los últimos años

El Veraz puede recaudar información de los últimos 2 a 5 años, dependiendo de la existencia o ausencia de deudas pendientes o información relevante (como procesos judiciales). Esto significa que si, por ejemplo, contrajimos una deuda que hizo que apareciéramos en el Veraz, nuestro nombre puede quedar en los registros por 2 años incluso después de haberla saldado. 

¿Cuándo se suele consultar?

Es bueno consultarlo antes de solicitar un préstamo o crédito importante. Esto es porque si tenemos una deuda que arrastramos, es probable que declinen nuestra solicitud, y ese rechazo podría afectar negativamente nuestro score crediticio. Es aconsejable consultarlo:

  • Antes de pedir un préstamo, crédito u otro medio de financiación

  • Para saber si se arrastramos deudas que no tengamos en cuenta

  • Si creemos que nuestro score o puntaje crediticio es bajo y queremos conocer nuestra situación para ordenarla y elevarlo

¿Tenés más preguntas como esta? Escribila a hola@gueno.com para que nuestro equipo las tenga en cuenta para futuras notas.


Consejos para tener un buen puntaje crediticio

Consejos para tener un buen puntaje crediticio 6000 2596 Blog Güeno

¿Ya estás familiarizado con la noción del puntaje crediticio, qué es lo que mide y cómo funciona? Si no lo estás, recomendamos que leas esta nota para comprender y poder aprovechar mejor estos consejos

El scoring o puntaje crediticio es una medición de la que se sirven las entidades que prestan créditos para calcular la probabilidad de que devolvamos el crédito en el futuro. Cuanto más alto sea el puntaje, más aptos nos van a considerar para recibir el crédito y mejor será nuestra posición para elegir el crédito que mejor se adapte a nuestra situación.

¿Quiénes pueden consultar mi puntaje?

Este puntaje no solo es elaborado para bancos que prestan créditos. Recordá que el puntaje crediticio es accesible para cualquier entidad con la que queramos relacionarnos. Puede ser consultado en cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Solicitud de un trabajo
  • Solicitud de un alquiler
  • Solicitud de una hipoteca
  • Solicitud de seguros (por ejemplo, para autos).

Puede que hayas consultado la reputación de tu historial crediticio y quieras mejorarla o que tengas la intención de subir tu puntaje o mantenerlo tan alto como te sea posible. En ese caso, estas son buenas prácticas para estar en la categoría de personas con altos puntajes de crédito.

Buenas prácticas para subir tu puntaje crediticio

Antes de solicitar créditos o préstamos

  • Asesorate extensivamente sobre las tasas de interés de créditos o préstamos que puedas solicitar. Asegurate de conocer todas tus opciones y no limitarte a las que te hayan recomendado o hayas conocido a través de promociones o publicidades. Esas no necesariamente serán las mejores opciones en tu caso.
  • Evitá abrir nuevas cuentas de crédito o solicitar créditos sin haber saldado en su totalidad uno anterior.
  • Nunca hagas más solicitudes de créditos de las necesarias. Esto incluye:
    —Solicitudes de crédito nuevas
    —Solicitudes de ampliación del crédito (pedir que tu límite de gasto mensual sea mayor)
    —Solicitud de créditos innecesarios (por ejemplo, pedir tarjetas de crédito de comercios puntuales, de acumulación de puntos, etc).

Una exageración de solicitudes de créditos no se verá bien en tu historial. Cada vez que realizás una solicitud, la entidad a la que se lo pedís consulta tu score, y tu perfil se transforma en el de una persona que pide créditos muy seguido. Es mejor realizar una solicitud puntual luego de haberte asesorado para definir si se trata de tu mejor opción.

Sobre créditos y tarjetas

Hacer un buen uso de nuestras tarjetas de crédito puede construirnos un muy buen puntaje crediticio. Estas son algunas prácticas recomendables:

  • Procurá usar solo un 50% del límite mensual de tu tarjeta de crédito. Si tiene un límite de $10.000 y usás solo $5.000, te será más fácil mantener un control sobre tus gastos y estar al día con el pago total mensual. Usar un alto porcentaje de tu límite (por ejemplo, gastar un 80% todos los meses) no se verá bien en tu historial crediticio.
  • Usá tu tarjeta de crédito responsablemente. Limitá su uso a pagos esenciales. Asegurate de mantener una alta capacidad de pago (el dinero que te sobra después de saldar tus gastos fijos).
  • Se puntual en el pago de tus deudas.
  • Procurá pagar el saldo total y no el saldo mínimo. Es la única manera de evitar la acumulación de intereses.
  • Si no pudiste pagar el saldo total el mes anterior, hacelo lo antes posible y NO acarrees una deuda durante meses. De esta manera evitarás la acumulación de intereses, que son lo que dificulta saldar nuestra deuda a medida que pasa el tiempo.
  • Si venís arrastrando una deuda desde el mes pasado (¡o desde hace meses!), evitá usar tu tarjeta de crédito. Ignorala hasta que hayas podido saldar tu deuda, y en próximos meses usá un menor porcentaje de tu gasto total permitido. 
  • La longitud de tu historial con cualquier producto financiero (por ejemplo, el tiempo que llevás usando una misma tarjeta) va a afectar positivamente tu puntaje. Cuantos más años llevás haciendo un uso responsable de tu tarjeta, mejor. Por eso, no es recomendable anular o cancelar estas tarjetas (lo que podría bajar nuestro puntaje de crédito), sino solamente limitar o suspender su uso.

Si tenés dudas sobre estos puntos, podés leer más sobre tarjetas de crédito en esta nota.

Sobre pagos de otros servicios

  • Pagá tus deudas antes de su fecha de vencimiento. Es recomendable pagarlas en los primeros días del mes. Esto se aplica a las deudas de tarjetas de crédito como a las de cualquier otro servicio (luz, gas, matrículas, alquileres, etc).
  • Cuando sea posible, optá por débito automático de pagos de servicios mensuales. Así evitarás incurrir en gastos antes de saldar deudas (que de otra manera aumentarían por acumulación de intereses mensuales).

En resumen

Lo más importante es mantener tus pagos mensuales al día, dando prioridad a los relacionados con tarjetas de crédito y préstamos bancarios.

Por otro lado, es importante que el estado de tu puntaje de crédito no sea una fuente de ansiedad innecesaria. Cada una de tus acciones puede afectar tu score, y un solo comportamiento “bueno” o “malo” no tendrá un efecto drástico en tu puntaje. Estos consejos sirven para que elabores y mantengas buenas prácticas de crédito a lo largo del tiempo.


¿Querés asesorarte sobre cuál es el mejor crédito para vos? Visitá nuestra página o escribinos a hola@gueno.com.ar

¿Qué es el scoring o puntaje crediticio?

¿Qué es el scoring o puntaje crediticio? 1920 705 Blog Güeno

¿Alguna vez solicitaste un crédito? Si lo hiciste o consideraste hacerlo, puede que te hayas cruzado con los términos “scoring”, “score crediticio” o “puntaje de crédito”. Todos nombran un mismo concepto: el sistema automatizado de medición que ayuda a una entidad o prestamista en la decisión de conceder o denegar un crédito. Calcula la probabilidad de que la persona a quien se le otorga el crédito pueda devolverlo en el plazo acordado.

Pensémoslo desde el otro lado. Supongamos que somos una persona en posesión de una gran cantidad de dinero. Sabemos que otros van a acudir a nosotros en busca de una suma prestada. También sabemos que no podemos dársela a todos quienes la soliciten. Entonces ¿cómo decidimos cuál es el mejor candidato a devolvernos el dinero en el futuro?

Seguramente, para tomar la decisión nos fijemos en cómo va a usar esa persona el dinero, qué tan responsable es su comportamiento, y si en el pasado ha devuelto a otros el dinero que le hubieran prestado.

Nuestro puntaje crediticio va actualizándose mes a mes, de acuerdo con nuestro comportamiento respecto al pago de nuestros créditos.

El scoring, entonces, ayuda en esta evaluación. Usa un programa informático que toma en cuenta varios factores sobre nuestro perfil financiero y con ellos genera un número de tres cifras, que ronda entre los 400 (mínimo) y 800 (máximo) puntos. Cuanto más alto es nuestro puntaje, mejor posición tenemos a la hora de recibir el crédito que elijamos. El puntaje sirve a las entidades de guía para conceder o rechazar la solicitud de un producto financiero (como un préstamo, hipotecas, tarjeta de crédito, etc).

Tomemos como ejemplo la tarjeta de crédito. Sabemos que nos permite gastar un monto máximo por mes. Pero ¿cómo se determina ese límite de gasto? En parte, evaluando los antecedentes o historial crediticio del solicitante de la tarjeta antes de emitirla. Esto es resumido en nuestro perfil financiero y se traduce a un puntaje crediticio o score.

¿Qué datos se tienen en cuenta para generar un score?

La información del individuo que se considera para calcular el puntaje puede variar según la entidad o según el país en cada caso. Sin embargo, estos son algunos datos que usualmente tienen relevancia en el score:

  • Edad.
  • Profesión. A veces, la entidad puede solicitar información sobre nuestros ingresos.
  • Vínculos con otros clientes. Nuestra relación con personas que gocen de productos financieros en esa entidad.
  • Historial crediticio. Si ya hemos recibido un crédito, cómo ha sido nuestro desenvolvimiento para pagar deudas.

¿Puedo consultar mi puntaje?

Si, cada persona puede consultar su score crediticio cuando lo solicite. Sin embargo, no es recomendable hacerlo con frecuencia. Esto es porque quien consulta su número suele estar en proceso de solicitar un crédito y una persona financieramente estable no debería necesitar créditos con habitualidad. Por eso, la cantidad de veces que alguien consulta su score es uno de los factores que pueden cambiar el score en sí.

¿Qué factores determinan o afectan mi puntaje?

El puntaje crediticio no es un número fijo, sino que sube o baja de acuerdo a cómo nos desenvolvamos con nuestros créditos y finanzas. Por eso, tenemos que reflejar comportamientos positivos y prestar atención a lo siguiente:

  • Capacidad de pago. Cuánto dinero tenemos luego de nuestros gastos y qué porcentaje de nuestra deuda podemos saldar cada mes.
  • Historial crediticio. Cómo fue nuestro comportamiento con créditos previos, si los tuvimos. Es importante que hayamos saldado las deudas de créditos solicitados anteriormente.
  • Puntualidad con que devolvemos el dinero solicitado.
  • Capacidad de deuda. Cuánto podríamos endeudarnos con el préstamo en cuestión.
  • Frecuencia con que consultamos el propio puntaje.

Tener una buena puntuación es importante, ya sea que queramos solicitar un crédito en el futuro inmediato como si no. Hay que considerar que el score es el resultado de buenas prácticas financieras a lo largo de nuestra vida y que no es otra cosa que el reflejo de nuestra responsabilidad económica.


¿Querés saber cómo mejorar tu puntaje crediticio y acceder al mejor crédito para vos? Visitá nuestra página o escribinos a hola@gueno.com.ar