tarjeta banco

Bancos y Financieras

5 diferencias entre un banco y una financiera

5 diferencias entre un banco y una financiera 1080 463 Blog Güeno

En esta nota hablamos de las instituciones financieras: entidades que median entre quienes ahorran y quienes necesitan financiación (en otras palabras, entre vendedores y compradores). Ahora bien, es usual confundir el rol de las financieras debido a que comparten muchas funciones con entidades bancarias. Así que vamos a enlistar las diferencias más importantes entre ambas para disipar cualquier duda.

Depósitos

Una financiera no puede ofrecer cajas de ahorro o cuentas corrientes (ni préstamos a través de cuentas corrientes). Es decir, no puede guardar el dinero del público en forma de depósito o cuenta corriente. Este es el rol del banco y a ellos acuden las personas para guardar su dinero de forma segura.

Créditos

Ambas entidades ofrecen créditos o préstamos. Sin embargo, los que una financiera otorga suelen ser de corto o mediano plazo; esto quiere decir que deberán ser devueltos en menos tiempo de lo que exigiría un banco. Abajo enlistamos más diferencias acerca de las condiciones de otorgamiento de créditos.

Tasas de Interés

Debido a que asumen mayores riesgos, las financieras cobran intereses más altos por prestar créditos que los que cobra un banco. De la misma manera, sin embargo, también ofrecen intereses más altos a aquellos que les hayan prestado su dinero para inversiones. Es por esto que muchos acuden a financieras para multiplicar sus ahorros en lugar de optar por depósitos a plazo fijo, por ejemplo.

Score Crediticio

Las financieras pueden conceder créditos a personas incluso si tienen un score crediticio bajo o están en el Veraz. Esto las distingue de los bancos, que suelen hacer una selección más exigente de las personas a quienes acceden a prestar dinero, para correr menos riesgo. En otras palabras, las financieras facilitan el acceso a créditos que el banco podría denegar.

Personalización

Las financieras son entidades locales, a diferencia de un banco, que puede extenderse en muchas sucursales en el país o el mundo. Esta extensión acotada les permite otorgar a sus clientes una atención y asesoramiento personalizados. Cada caso podrá ser evaluado en detalle para ofrecer al cliente la mejor opción de inversión o de crédito. Si bien este servicio se verá reflejado en los intereses que paguemos, resulta útil si necesitamos asesoramiento financiero.


¿Tenés más preguntas sobre tipos de productos financieros? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué son los bancos digitales?

¿Qué son los bancos digitales? 2520 1080 Blog Güeno

Es probable que en los últimos meses te hayas encontrado con frecuencia con el término FinTech. Este es el nombre que se le da al mundo de las tecnologías de la finanza (financial technologies), y en notas previas hemos hablado sobre las nuevas tendencias: accesos de seguridad que usan datos biométricos, expansión de servicios como el Home Banking, entidades no bancarias que ofrecen tarjetas de débito sin costo.

Los bancos digitales, a veces apodados “neobancos”, son un agente clave en el mundo de las FinTech. Son entidades que ofrecen casi todos los servicios que brinda un banco tradicional, pero no cuentan con sucursales físicas ni atención al público presencial.

Esta modalidad de banco surgió como respuesta a incomodidades que los clientes solían encontrar en bancos tradicionales; por ejemplo, tiempos de traslado o excesiva burocracia. La posibilidad de administrar las finanzas de manera remota y en tiempo real es lo que vuelve a los bancos digitales tan atractivos a pesar de su aparición reciente.

¿Cómo funcionan?

Estos bancos funcionan en su totalidad de forma virtual. Toda la información está registrada en documentos digitales, y los clientes pueden gestionar sus cuentas y servicios a través de aplicaciones o páginas de internet. Algunas entidades digitales también emiten tarjetas para realizar pagos electrónicos en comercios.

Su condición de ser digital no vuelve a un banco menos seguro.

Tenemos que recordar que toda la información y movimientos de dinero que el banco maneja estará protegida por altísimos programas de seguridad que impiden el acceso. Esto incluye registro y comprobación de datos biométricos en tiempo real o uso de tokens y autorizaciones mediante toma de huellas, fotos, etc.

¿Qué ofrecen?

En principio, los bancos digitales ofrecen los mismos servicios que un banco tradicional, exceptuando la extracción de dinero en efectivo. Es decir, sirven para explotar todas las ventajas del dinero electrónico.

Algunos ejemplos de servicios que distintos bancos digitales ofrecen son:

¿Qué bancos digitales hay en Argentina?

  • Brubank
  • Willobank
  • Rebanking
  • Openbank
  • Naranja
  • Ualá
  • Nubank

¿Tenés más preguntas o dudas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

¿Qué es una tarjeta de crédito? 1920 1080 Blog Güeno

Según una encuesta que realizó el Banco Central de la República Argentina en 2018, un 93% de los habitantes reconoce la tarjeta de crédito como un producto financiero. Es decir, casi todos las conocemos y puede que hayamos considerado conseguirnos una.

Sin embargo ¿cuántos de nosotros podemos decir con claridad qué son y cómo funcionan? Hay muchos factores que debemos considerar para poder usar estas tarjetas responsablemente.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es un plástico con una banda magnética o chip que funciona como medio de pago de dinero electrónico. Con ella podemos manejar dinero que el banco que la emitió nos da a modo de préstamo. Al cabo de un plazo (en general, un mes), tenemos que devolver al banco el dinero que hemos usado.

Si nos demoramos en abonar el saldo que debemos, a ese monto se le añadirá un porcentaje de intereses. Por eso es importante estar al día con los pagos de nuestra tarjeta de crédito y evitarnos incurrir en deudas.

En Argentina, un 37% de los adultos es dueño de una tarjeta de crédito.

¿Cuáles son las ventajas de tener una tarjeta de crédito?

— Es una forma de dinero electrónico. Nos ahorra tener que manejarnos con efectivo, permite realizar compras y pagos de manera remota, así como extraer dinero en efectivo de cajeros (incurriendo en pequeños costos).

— Las tarjetas suelen dar acceso a ofertas, descuentos, planes de suma de puntos y promociones exclusivas. Estos beneficios van a depender de la entidad financiera que las haya emitido.

Es un buen recurso para dividir grandes pagos en montos menores (cuotas) que pagaremos mensualmente (con intereses aplicados). Es decir, amplía nuestro acceso a compras que serían muy difíciles de financiar en un pago único.

Usar nuestra tarjeta de crédito es pedir un préstamo; tenemos que planificar saldar esa deuda lo antes posible.

Qué necesitás saber sobre una tarjeta de crédito

— El costo de la tarjeta es la suma tres factores:

  • Los gastos en sí: la suma total de dinero que hayamos usado en compras o pagos a lo largo del período.
  • Los intereses aplicados a esa suma total.  
  • La comisión y/o cargos financieros: el porcentaje cobrado por el banco por ofrecer este servicio. En algunos casos se abonan a modo de cuota anual, establecida por el banco.

El porcentaje que representen los intereses y la comisión dependerán del banco y del tipo de crédito que hayamos elegido al obtener la tarjeta. La elección del crédito y del banco afectará totalmente la cantidad de dinero que tengamos que pagar a fin de mes. Por eso es muy  importante que antes de emitir una tarjeta nos asesoremos y comparemos cuidadosamente las opciones disponibles.

— Cada tarjeta o crédito ofrece un monto máximo de gastos que pueden hacerse a lo largo del mes. Este tope es fijado desde el momento de su emisión.

— Mensualmente recibimos un resumen de cuenta de los gastos que se hayan realizado con la tarjeta. Al final de este resumen se nos muestran dos números: la deuda total y el pago mínimo obligatorio que debemos hacer para no incurrir en multas. Podemos elegir cancelar (abonar) únicamente el pago mínimo, o bien pagar el saldo total (y de esta manera evitarnos los gastos generados por intereses acumulados en el futuro).

Diferencia con la tarjeta de débito

Si bien ambas tarjetas son una forma de usar dinero electrónico, con todas las ventajas que esto implica, cada una representa una forma muy distinta de financiación. La tarjeta de crédito, como dijimos, equivale a un préstamo que nos genera una deuda hacia la entidad que la emitió. El momento de pagar ese monto es a fin de mes, semanas después de que hayamos hecho nuestras compras con ella.
La tarjeta de débito, por otro lado, solo utiliza el dinero que previamente depositamos en nuestra cuenta bancaria. El pago de nuestras compras se realiza inmediatamente y se descuenta de nuestros ahorros en el banco. Esto significa que no incurrimos en ninguna deuda al usarla.
Para leer una comparación más detallada entre tarjetas de crédito y débito, te invitamos a leer esta nota.


¿Querés asesoramiento para descubrir qué tarjeta es la más conveniente para vos? Visitá nuestra página o contactanos escribiendo a hola@gueno.com.ar

¿Qué es una tarjeta de débito?

¿Qué es una tarjeta de débito? 1920 1275 Blog Güeno

Nos manejamos con dinero a diario. Aunque puede que pase un día en que logremos no gastar en ninguna compra o producto, lo más usual es que salgamos de nuestras casas llevando dinero en efectivo (billetes y monedas). Hoy en día, sin embargo, se está expandiendo el uso de dinero electrónico, que podemos manejar mediante tarjetas de débito o crédito.

Según un estudio realizado por el Banco Central de la República Argentina, en 2018 un 42% de los adultos del país contaba con una tarjeta de débito. ¿Cuáles son sus ventajas? Las transacciones electrónicas implican más comodidad, mejor organización, y, más importante, son en muchos casos el acceso principal a nuestra primera cuenta bancaria. Esto nos abre la puerta hacia nuevas opciones para usar, ahorrar o incluso aumentar nuestro dinero. 

¿Qué es una tarjeta de débito?

La tarjeta de débito es un plástico que porta una banda magnética y chip electrónico que nos permite interactuar con el dinero que tenemos guardado en una cuenta bancaria. Esta tarjeta guarda datos sobre el titular de la cuenta y está protegida por ciertos mecanismos de seguridad, entre ellos un código numérico o PIN que el dueño usa para autorizar transacciones.

Es importante recordar, entonces, que ser titular de una tarjeta de débito implica tenemos una cuenta corriente o de ahorros en el banco que la emitió. En esta cuenta insertamos dinero (ya sea haciendo depósitos en efectivo o recibiendo pagos que nos envían nuestros empleadores, por ejemplo) y luego podemos acceder a él utilizando nuestra tarjeta o sus datos vinculados.

Un 42% de los adultos argentinos posee una tarjeta de débito; esto las vuelve el producto financiero más utilizado en el país.

¿Qué datos están asociados a mi tarjeta de débito?

  • CBU y Alias. El CBU (que no debe confundirse con el número de 16 dígitos que aparece en el frente de la tarjeta) es el código numérico que identifica nuestra cuenta bancaria. Si queremos que alguien realice una transferencia a nuestra cuenta, por ejemplo, debemos indicarles nuestro CBU. Para facilitar este proceso, a cada CBU podemos asignarle un Alias de nuestra elección. Esta es una combinación de palabras que puede ser la que nosotros elijamos (incluso podemos cambiarla cuando queramos). De esta manera se vuelve muy sencillo recordar el nombre de nuestra cuenta bancaria y comunicarlo durante transacciones.
  • PIN. Clave numérica, en general de 4 dígitos, que es solicitada para autorizar transacciones desde cajeros o en puntos de venta.
  • Nombre de titular. Si bien en la tarjeta solo aparece impreso el nombre del titular, al momento de emitirla el banco asocia otros datos biométricos a la identidad de esa persona para poder vincularla a su cuenta bancaria y su tarjeta. Estos datos pueden ser su DNI, firma, foto o huella dactilar, por ejemplo.

Qué necesitás saber sobre una tarjeta de débito

—Permite hacer y recibir transferencias inmediatas con facilidad (es decir, enviar dinero desde nuestra cuenta hacia la cuenta de otro). En el 2018, la cantidad de pagos con transferencias hechos en Argentina creció un 65%.

—Con servicios como Home Banking (“banco desde casa”) podemos realizar muchas operaciones desde nuestra computadora o celular, de modo seguro y muy simple, que nos puede llegar a ahorrar horas de espera y atención en un banco físico.

—Si bien es cómodo utilizar el plástico para manejar nuestro dinero electrónico, acercándonos a un cajero electrónico podemos hacer extracciones de efectivo del dinero que hay en nuestra cuenta. Por facilitarnos este servicio, el banco puede cobrar una comisión, que suele ser un porcentaje bajo del dinero extraído.

—Podemos realizar transacciones con ellas en puntos de venta (por ejemplo, pagando en un supermercado), cajeros o utilizando home banking.

—Algunos bancos cobran una comisión por los movimientos que hagamos con nuestra tarjeta, o incluso por su emisión y mantenimiento. Este monto suele descontarse automáticamente del dinero que guardamos en nuestra cuenta. En algunos casos, las entidades bancarias ofrecen un primer período gratuito (por ejemplo, un año sin pagar la comisión anual por el mantenimiento de la cuenta).

—La posesión de una cuenta bancaria nos permite recibir pagos de manera remota. Por ejemplo, nuestro empleador puede transferirnos el pago del sueldo directamente a nuestra cuenta, y luego podemos acceder a ese dinero utilizando nuestra tarjeta.

¿Cuál es la diferencia con una tarjeta de crédito?

La tarjeta de débito utiliza el dinero que ya depositamos en nuestra cuenta del banco. En cambio, una tarjeta de crédito implica que el banco en cuestión nos “presta” dinero que podemos usar en transacciones (compras, pagos de servicios, etc). Al final del mes, recibimos una factura por la suma total de nuestros gastos y recién en ese punto tenemos que pagar al banco el dinero utilizado.

Podés leer una comparación más detallada entre tarjetas de crédito y débito en esta nota.


¿Querés leer más sobre finanzas personales? Contactanos a hola@gueno.com.ar o visitá nuestra página para seguir aprendiendo.