tarjeta de credito

¿Hay créditos para jubilados?

¿Hay créditos para jubilados? 2520 1080 Blog Güeno

Cuando estamos pensando en solicitar un crédito, es conveniente que nos armemos un perfil sobre nuestra propia situación financiera y económica. Este perfil podría considerar aspectos que las mismas que observarían entidades a las que aplicamos con nuestra solicitud. Por ejemplo:

  • Empleo
  • Ingresos mensuales
  • Edad
  • Historial crediticio
  • Historial de deudas (si existen)

El perfil que se trata tiene el objetivo de medir nuestra capacidad para pagar el crédito en el futuro.

Por todo esto, en muchas personas surge la pregunta. Si estoy jubilado ¿tengo acceso a los mismos créditos?

¿Hay créditos para jubilados?

Sí, hay muchas opciones de créditos para jubilados. Pertenecen a una línea de créditos que suelen ser conocidos como créditos blandos, porque sus condiciones son más favorables que otros tipos de créditos. Suelen tener características como las siguientes:

  • Plazos de devolución amplios de entre 2 y 5 años

  • Intereses muy bajos

  • Límites en las cuotas a pagar, como porcentaje máximo del sueldo mensual del cliente

Créditos Blandos

Como dijimos, este tipo de créditos con el objetivo principal de beneficiar al cliente llevan el nombre de créditos blandos. Suelen ser ofrecidos por entidades públicas ya que su fin último no es de beneficio económico sino social.

¿Cómo saber si en tu caso conviene solicitar un crédito blando, o cuáles hay disponibles para vos? Para esto, conviene que te asesores extensivamente sobre créditos existentes y cuál se adecua a tu situación. Escribinos para que te ayudemos a encontrar el mejor crédito para vos.


¿Tenés más preguntas sobre tipos de productos financieros? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué es la refinanciación?

¿Qué es la refinanciación? 2520 1080 Blog Güeno

¿Alguna vez te quedaste atrás con el pago de las cuotas de un crédito? ¿Sufriste la acumulación de intereses que te hicieron arrepentirte de no haber pagado el saldo total de tu tarjeta? Si fue así y te encontraste acumulando una gran deuda, seguramente investigaste maneras de salir de la situación. En esta nota ya expusimos algunos consejos que pueden servirte en casos como este.

Una de las posibles soluciones que se sugiere a personas que acarrean deudas es la refinanciación o reestructuración de su crédito. También solemos cruzarnos con el término refinanciación cuando investigamos para solicitar un crédito, hipoteca u otro producto financiero; puede que descubramos que el crédito que nos interesa ofrece la posibilidad de refinanciarse en el futuro.

¿Qué es refinanciar?

Una refinanciación es una renegociación de los términos de un crédito que ya ha sido concedido. Esto puede implicar tanto modificar las condiciones del producto financiero para que el cliente sea capaz de cancelar su deuda, como expandir el tope de dinero que el cliente puede recibir de la misma entidad.

Entonces, refinanciar puede plantear cambios en:

  • Plazos. Podría extenderse el plazo de devolución máximo que se había fijado.
  • Tasas de interés. Podrían renegociarse las tasas que aplican para favorecer al cliente y ayudarlo a pagar su deuda.
  • Cantidad de cuotas a pagar. Podría variar el total de cuotas a pagar, así como el monto a pagar en cada una.
  • Monto máximo al que accede el cliente. Si se trata de un crédito mensual, por ejemplo (com el que ofrece una tarjeta de crédito), y el cliente se encuentra en condiciones cómodas de pagar su saldo mes a mes, puede solicitar una extensión de su tope y tener acceso a más dinero en el mismo plazo.

Si la solicitud de refinanciación se da a raíz de una deuda, este cambio de condiciones incentivará al cliente a cancelar (pagar totalmente) el monto adeudado.

Refinanciar es idear un plan para que se vuelva posible pagar una deuda acumulada.

¿Cuándo necesito refinanciar?

Como dijimos, hay dos situaciones en las que consideraríamos solicitar una refinanciación:

  • Si nuestras finanzas nos permiten aumentar los gastos cómodamente y deseamos acceder a más dinero por mes
  • Si las condiciones actuales hacen que saldar nuestra deuda sea inaccesible. 

Si se trata de una deuda, en general, la opción de refinanciar tiene más probabilidad de ser concedida si el cliente la solicita en los primeros meses de morosidad. Esto quiere decir que si fallamos en pagar nuestro saldo total por dos meses, ya debemos prever lo antes posible nuestra dificultad para devolver el dinero en meses posteriores. Más aún si consideramos que la acumulación de intereses volverá nuestra deuda cada vez más grande. 

Por lo tanto, el momento para solicitar la refinanciación de una deuda es lo antes posible, apenas descubrimos que no podremos pagar la siguiente cuota. Admitir que necesitamos refinanciar no va a perjudicar nuestro historial crediticio; al contrario, es una forma de demostrarse como cliente responsable frente a la entidad que nos prestó el dinero, y prevenir que la acumulación de deuda nos anote en listas de mora, como el Veraz.

En resumen…

Recordá que la refinanciación es un acuerdo entre las dos partes: el cliente y la entidad en cuestión. El objetivo es que ambas partes queden de acuerdo en nuevas condiciones para que la deuda pueda ser cancelada.
La entidad no puede reestructurar las condiciones del crédito sin consentimiento del cliente. Por lo tanto, si sospechás que las condiciones de tu crédito cambiaron sin tu aprobación, ponete en contacto inmediatamente con la entidad para aclarar la situación.
Recordá que para evitar incurrir en mora y deudas a futuro, y para no tener que solicitar refinanciaciones, es conveniente asesorarte extensivamente sobre cuáles son los mejores créditos disponibles para tu caso y cuál es el que mejores condiciones ofrece desde un principio.

Score crediticio

¿Qué hago si mi score crediticio es bajo?

¿Qué hago si mi score crediticio es bajo? 2519 1080 Blog Güeno

¿Sabés cuál es tu score crediticio? Este número se genera para puntuar nuestras prácticas en economía y finanza personal, y sirve a entidades financieras para decidir si concedernos un préstamo o crédito o no. Si querés leer más sobre el puntaje crediticio o qué factores se tienen en cuenta para elaborarlo, te invitamos a leerlo en esta nota.

Antes enlistamos buenas prácticas para prevenir una caída en tu score. Pero puede pasar que hayamos atravesado dificultades y no pudimos pagar cuotas o servicios a tiempo, por ejemplo, o venimos arrastrando deudas que crecen mes a mes. En estos casos nuestro puntaje crediticio ya es bajo,  y son otras las medidas y prácticas que van a ayudarnos a salir de la situación.

¿Qué puedo hacer si mi score es bajo?

  • ¿Se trata de tu primer o primeros productos financieros de crédito? Si es así, solo tenés que ser paciente y seguir cultivando buenos comportamientos en la puntualidad y pago de tus cuotas. Un 15% del puntaje crediticio se basa únicamente en la longitud de nuestro historial crediticio. Esto quiere decir que irá subiendo a medida que pasen los años.
  • Armá un presupuesto de gastos para controlar mejor tu dinero y destinarlo a salir de la deuda, pagar cuotas y así mostrar un compromiso hacia la solución de tu estado. En esta nota te damos consejos para armar un presupuesto y apegarte a él.
  • Elaborá un plan que destine una porción de tus ingresos a pagar tus deudas. Esto debe convertirse en tu prioridad. Aun si resulta imposible en el momento cancelar el 100% de una deuda, nuestro puntaje será otro si cada mes pagamos un porcentaje de cada deuda que tengamos.  En esta nota podés leer muchos consejos para administrarte y empezar a cancelar tus deudas.
  • Solicitá una consolidación y refinanciación de tu deuda. La consolidación te informa sobre cuáles son los montos que adeudás y en qué plazos y con qué intereses debés pagarlos. La refinanciación es una opción ofrecida por algunas entidades y suele estar disponible en los primeros meses de morosidad. Consiste en renegociar las condiciones del crédito, sea su plazo límite de devolución (que podría extenderse) o las tasas de interés aplicadas (que podrían reducirse). Podemos pedir esta opción contactando a la entidad con la que estamos endeudados.
  • Tener tarjetas de crédito de bajo monto que nos resulte fácil pagar al 100% mensualmente. Esta puede ser una tarjeta de crédito ofrecida por comercios, como un supermercado o una casa de electrónica. Va a ayudarnos a ordenar algunos de nuestros gastos; dado que el saldo total al final del mes será relativamente bajo, podremos abonarlo sin acumular deuda. Esto va a reflejarse en nuestro puntaje crediticio positivamente, porque demuestra compromiso y puntualidad. 

¿Tenés más dudas como esta o querés conseguir un crédito para saldar tus deudas? Escribinos a hola@gueno.com.ar o visitá nuestra página.

¿Qué son las empresas financieras?

¿Qué son las empresas financieras? 2521 1080 Blog Güeno

Las financieras (también conocidas como instituciones o empresas financieras) son entidades que median entre personas o empresas (sus clientes) y el resto del del mercado financiero. Así, si una persona o empresa quiere invertir su dinero, refinanciar una deuda pendiente o solicitar un préstamo, por ejemplo, es posible que solicite asesoramiento de una financiera en uno de los diversos servicios que ofrecen.

¿Por qué existen?

En el mercado financiero pueden darse simultáneamente estos dos escenarios; por un lado, una persona que viene ahorrando parte de su sueldo hace meses decide que quiere invertir su dinero para que este no pierda valor e, idealmente, se multiplique. Por otro lado, una pequeña empresa familiar busca una inversión que le permita expandirse y multiplicar sus ganancias en los próximos años. Lógicamente, la solución ideal es que la persona de los ahorros preste su dinero a la pequeña empresa, donde será usado estratégicamente para aumentar los ingresos de ambos en el mediano plazo.

Las financieras cumplen la función de hacer el nexo en situaciones como estas y tomar el dinero de clientes inversores para prestarlo a clientes que lo emplearán. Es decir, canalizan los ahorros de la gente para reinvertirlos. Facilita esa fuente de dinero que es destinada a la generación de productos y servicios que el mismo público necesita.

¿Cómo genera ganancias una financiera?

La financiera genera sus ganancias a partir de porcentajes de los montos que mueve; los retiene a manera de comisiones. Los intereses que una financiera cobra a quienes solicitan un préstamo o crédito de ella son notablemente más altos que los que podría cobrar un banco. De la misma manera, también serán más altos los intereses que la financiera facilite a sus clientes a la hora de cobrar los frutos de su inversión.

Es por eso que las financieras existen como alternativa de inversión a los bancos. Si bien pueden representar un riesgo de inversión más alto que el que significa prestar dinero a un banco tradicional, también es cierto que las ganancias del inversor pueden llegar a ser mucho más altas.

¿Qué servicios ofrecen?

  • Inversiones
  • Otorgamiento de créditos y préstamos
  • Refinanciamientos de créditos
  • Asesoramiento financiero: ayuda en la evaluación de la situación financiera de sus clientes, así como consultoría sobre posibles decisiones a tomar. También tiene el rol de educar a su público sobre aspectos fundamentales del mercado financiero.
  • Compra y venta de productos financieros (como acciones de empresas, divisas, etc)
  • Investigación y estudio del mercado financiero-Hipotecas
  • Leasings

¿Tenés más preguntas o dudas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué son los bancos digitales?

¿Qué son los bancos digitales? 2520 1080 Blog Güeno

Es probable que en los últimos meses te hayas encontrado con frecuencia con el término FinTech. Este es el nombre que se le da al mundo de las tecnologías de la finanza (financial technologies), y en notas previas hemos hablado sobre las nuevas tendencias: accesos de seguridad que usan datos biométricos, expansión de servicios como el Home Banking, entidades no bancarias que ofrecen tarjetas de débito sin costo.

Los bancos digitales, a veces apodados “neobancos”, son un agente clave en el mundo de las FinTech. Son entidades que ofrecen casi todos los servicios que brinda un banco tradicional, pero no cuentan con sucursales físicas ni atención al público presencial.

Esta modalidad de banco surgió como respuesta a incomodidades que los clientes solían encontrar en bancos tradicionales; por ejemplo, tiempos de traslado o excesiva burocracia. La posibilidad de administrar las finanzas de manera remota y en tiempo real es lo que vuelve a los bancos digitales tan atractivos a pesar de su aparición reciente.

¿Cómo funcionan?

Estos bancos funcionan en su totalidad de forma virtual. Toda la información está registrada en documentos digitales, y los clientes pueden gestionar sus cuentas y servicios a través de aplicaciones o páginas de internet. Algunas entidades digitales también emiten tarjetas para realizar pagos electrónicos en comercios.

Su condición de ser digital no vuelve a un banco menos seguro.

Tenemos que recordar que toda la información y movimientos de dinero que el banco maneja estará protegida por altísimos programas de seguridad que impiden el acceso. Esto incluye registro y comprobación de datos biométricos en tiempo real o uso de tokens y autorizaciones mediante toma de huellas, fotos, etc.

¿Qué ofrecen?

En principio, los bancos digitales ofrecen los mismos servicios que un banco tradicional, exceptuando la extracción de dinero en efectivo. Es decir, sirven para explotar todas las ventajas del dinero electrónico.

Algunos ejemplos de servicios que distintos bancos digitales ofrecen son:

¿Qué bancos digitales hay en Argentina?

  • Brubank
  • Willobank
  • Rebanking
  • Openbank
  • Naranja
  • Ualá
  • Nubank

¿Tenés más preguntas o dudas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Cómo abro una cuenta?

¿Cómo abro una cuenta? 7360 2778 Blog Güeno

Ya hablamos de las distintas cuentas en que un banco o entidad financiera puede guardar nuestro dinero (como cajas de ahorro, cuentas corrientes o plazos fijos). También enlistamos ventajas de tener nuestro dinero bancarizados: seguridad, llevar registro de todos nuestros movimientos, facilidad de trámites e incluso cobro de intereses. En esta nota vamos a guiarte paso a paso para abrir una nueva cuenta en un banco.

¿Qué tipo de cuenta necesito?

El primer paso es determinar qué uso le vas a dar a la cuenta para poder decidir cuál es la adecuada:

  • Cuenta corriente. Conveniente si vas a usarla para mover grandes cantidades, hacer pagos de servicios, o usar créditos de dinero que aumenten tu capacidad de pago. Permite extracciones ilimitadas. Suele tener costos de servicio más alto que otras opciones. 

  • Cajas de ahorros. La más útil para recibir pagos, guardar dinero que vas a usar en el corto plazo. Permite alrededor de 5 extracciones al mes y suele tener los costos de servicios más bajos.

  • Plazo fijo. Esta alternativa no permite extracciones por un mínimo de 30 días (o el período que se estipule al momento del depósito). Eso sí: los intereses que pagan los bancos por este tipo de depósito son los más altos. Es ideal para guardar el dinero que no tengamos necesidad de usar en el corto plazo.
  • Cuenta de sueldos. Solo puede usarse para recibir cobros de nuestros empleadores. Podés solicitar que tu empleador abra esta cuenta en el banco que elijas, o, en caso de ya contar con una, es posible convertirla en una cuenta de sueldos para recibir los depósitos en ella.

Una vez definido el tipo de cuenta, debés conocer las distintas opciones que te ofrezcan diferentes entidades financieras. Algunas variables por las que podés preguntar para tener en cuenta:

  • Costos de apertura y mantenimiento
  • Costos uso de cajeros automáticos
  • Disponibilidad de Home Banking
  • Costos de reposición de tarjetas (por robo o extravío)

¿Qué documentación debo presentar?

Los trámites de apertura suelen ser personales y presenciales. Esta es la documentación que la mayoría de las entidades va a pedirte:

  • DNI (original y fotocopia)
  • Tu número de CUIT / CUIL

Además, algunas entidades pueden requerir que lleves:

  • Factura a tu nombre (de luz, agua, etc. Esto tiene la función de constatar tu domicilio)
  • Una mínima cantidad de dinero para depositar en la cuenta al abrirla
  • Completar una solicitud de apertura de cuenta

Antes de concretar el trámite, hacé todas las preguntas que necesites para tener total confianza en la decisión que estás tomando.

Van a darte:

  • Comprobante de CBU y de la apertura de la cuenta.
  • Tarjeta de débito o crédito. Esta puede ser enviada a tu domicilio pasados unos días.

Si lo necesitás, podés pedir en el banco que te enseñen a usar Cajeros. También, si corresponde, que te ayuden a darte de alta en Home Banking y te enseñen a usarlo.

¿Cómo me doy de alta en Home Banking?

Es aconsejable que solicites tu alta en Home Banking en el mismo trámite de apertura de tu cuenta, o apenas recibas tu tarjeta en tu domicilio. Una de las mejores beneficios de estar bancarizado es el acceso a gestión de tu dinero desde tu casa, usando una computadora o celular. En esta nota podés conocer todos los beneficios de hacer movimientos en tu cuenta por internet.

¿Cómo deposito dinero en mi cuenta bancaria?

Hay dos formas de empezar a guardar tu dinero en tu nueva cuenta:

  • Recibiendo transferencias electrónicas. Una vez habilitada tu cuenta, podés compartir tu CBU a tus clientes o empleadores para que realicen los pagos correspondientes a tu cuenta.

  • Realizando un depósito en efectivo. Podés hacerlo desde un cajero que permita la operación “Depósitos en efectivo” o por atención personalizada por ventanilla.

De ambas maneras, el dinero podrá estar disponible de inmediato para que lo extraigas desde un cajero o lo uses con tu tarjeta de débito o mediante pagos online.

¿Cómo sé si tengo una cuenta abierta?

Puede que tengamos dudas sobre si en el pasado hemos abierto una cuenta en un banco determinado, que un empleador lo haya hecho por nosotros o que una que creíamos cerrada no se haya dado de baja. Esta situación podría habernos generado una deuda o impedirnos la apertura de otra cuenta en otro banco.

Ante la duda, es posible llamar o asistir al banco en cuestión y consultar por la existencia de cuentas a nuestro nombre. En el caso de existir la cuenta, podrán asesorarnos para darnos de baja o resolver deudas pendientes.


¿Tenés más preguntas como esta? Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

¿Qué son las tasas de interés? ¿Cómo funcionan?

¿Qué son las tasas de interés? ¿Cómo funcionan? 3100 1190 Blog Güeno

Los intereses pueden entenderse como el costo de haber usado dinero de una entidad financiera. Cuando solicitamos un préstamo o pagamos compras con una tarjeta de crédito, generamos el compromiso a futuro de devolver ese dinero a quien corresponda. Los intereses son la diferencia entre el monto de dinero que recibimos o que gastamos y el que eventualmente devolvemos.

¿Por qué existen los intereses? Básicamente, como compensación por el tiempo que transcurre entre que tomamos y reponemos el dinero en cuestión. La tasa de interés es el porcentaje del monto inicial que se sumará para contrarrestar la devaluación por el desplazamiento temporal entre la adquisición en sí y su pago, y como ganancia para la entidad que lo prestó.

La tasa de interés puede ser considerada “el precio del dinero”.

Cuando una persona pide dinero prestado o usa un crédito de una entidad financiera o banco, la tasa de interés que aplica se denomina activa. También existen tasas de interés preferenciales (más bajas), que son las que están promovidas por el gobierno o alguna institución, y por lo tanto permiten créditos con porcentajes de interés más rentables para quien los recibe. Suelen estar disponibles para pequeños comerciantes, nuevos clientes, miembros de algunas asociaciones, etc.

Pero no siempre son los clientes quienes pagan intereses. Los plazos fijos o depósitos son una forma en que prestamos nuestro dinero al banco a cambio de que lo devuelva en la fecha que estipulamos, habiendo sumado intereses a lo largo de los meses acordados. Es una forma de incrementar nuestro dinero, con una pequeña ganancia. La tasa de interés que aplica en este caso se denomina pasiva, porque es el banco o entidad quien la paga a su cliente.

Tipos de tasas de interés

Las tasas de interés serán fijas (mismo porcentaje todos los meses) o variables (un porcentaje que cambia con el paso del tiempo). También puede tratarse de intereses simples (que representan un único porcentaje, fijado en un principio) o compuestos (calculados en partes sumadas a lo largo de un período).

¿Las tasas de interés sirven para contrarrestar la inflación?

En parte, sí. Al interés nominal (diferencia entre el dinero que retiramos y el dinero que habíamos depositado) hay que restarle la tasa de inflación para obtener el interés real (cuál fue el porcentaje de incremento efectivo, que no se perdió por la inflación).

Las tasas de interés cumplen la función de compensar el gasto de dinero que la devaluación significa. Pero también es una forma de volver redituable la operación de prestar dinero o dar un crédito. La posibilidad de cobrar con intereses es lo que incentiva a las entidades financieras a prestar su dinero y dar créditos, y lo que hace que existan tantas opciones de crédito con distintas condiciones y tasas de interés.

¿Qué define las tasas de interés?

Las tasas son en gran parte fijadas por la demanda del mercado; cuanta más necesidad y de fondos existan, más altas serán las tasas de interés. Sin embargo, gracias a la multiplicidad de entidades y productos financieros que ofrece cada una, siempre habrá un amplio abanico de tasas de interés disponibles.

Es importante resaltar que tu puntaje crediticio puede influir en el porcentaje de intereses que apliquen en tus casos. Cuanto mayor hayas demostrado que es tu capacidad para devolver al banco el dinero prestado, menores serán las tasas de interés que te ofrezcan, porque se te considerará un riesgo menor. Podés leer cómo tener un buen puntaje crediticio acá.

Es fundamental conocer las tasas de interés que se aplican a los créditos que solicitamos. Debemos evaluar cómo los intereses afectarán los pagos finales que tengamos que hacer. Además, si la operación que elegimos implica intereses compuestos, tenemos que recordar la importancia de pagar nuestra deuda lo antes posible para escapar de la acumulación altísima e innecesaria de intereses.


¿Tenés más preguntas como esta?  Escribinos a hola@gueno.com.ar para que el equipo las tenga en cuenta en notas futuras.

Consejos para tener un buen puntaje crediticio

Consejos para tener un buen puntaje crediticio 6000 2596 Blog Güeno

¿Ya estás familiarizado con la noción del puntaje crediticio, qué es lo que mide y cómo funciona? Si no lo estás, recomendamos que leas esta nota para comprender y poder aprovechar mejor estos consejos

El scoring o puntaje crediticio es una medición de la que se sirven las entidades que prestan créditos para calcular la probabilidad de que devolvamos el crédito en el futuro. Cuanto más alto sea el puntaje, más aptos nos van a considerar para recibir el crédito y mejor será nuestra posición para elegir el crédito que mejor se adapte a nuestra situación.

¿Quiénes pueden consultar mi puntaje?

Este puntaje no solo es elaborado para bancos que prestan créditos. Recordá que el puntaje crediticio es accesible para cualquier entidad con la que queramos relacionarnos. Puede ser consultado en cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Solicitud de un trabajo
  • Solicitud de un alquiler
  • Solicitud de una hipoteca
  • Solicitud de seguros (por ejemplo, para autos).

Puede que hayas consultado la reputación de tu historial crediticio y quieras mejorarla o que tengas la intención de subir tu puntaje o mantenerlo tan alto como te sea posible. En ese caso, estas son buenas prácticas para estar en la categoría de personas con altos puntajes de crédito.

Buenas prácticas para subir tu puntaje crediticio

Antes de solicitar créditos o préstamos

  • Asesorate extensivamente sobre las tasas de interés de créditos o préstamos que puedas solicitar. Asegurate de conocer todas tus opciones y no limitarte a las que te hayan recomendado o hayas conocido a través de promociones o publicidades. Esas no necesariamente serán las mejores opciones en tu caso.
  • Evitá abrir nuevas cuentas de crédito o solicitar créditos sin haber saldado en su totalidad uno anterior.
  • Nunca hagas más solicitudes de créditos de las necesarias. Esto incluye:
    —Solicitudes de crédito nuevas
    —Solicitudes de ampliación del crédito (pedir que tu límite de gasto mensual sea mayor)
    —Solicitud de créditos innecesarios (por ejemplo, pedir tarjetas de crédito de comercios puntuales, de acumulación de puntos, etc).

Una exageración de solicitudes de créditos no se verá bien en tu historial. Cada vez que realizás una solicitud, la entidad a la que se lo pedís consulta tu score, y tu perfil se transforma en el de una persona que pide créditos muy seguido. Es mejor realizar una solicitud puntual luego de haberte asesorado para definir si se trata de tu mejor opción.

Sobre créditos y tarjetas

Hacer un buen uso de nuestras tarjetas de crédito puede construirnos un muy buen puntaje crediticio. Estas son algunas prácticas recomendables:

  • Procurá usar solo un 50% del límite mensual de tu tarjeta de crédito. Si tiene un límite de $10.000 y usás solo $5.000, te será más fácil mantener un control sobre tus gastos y estar al día con el pago total mensual. Usar un alto porcentaje de tu límite (por ejemplo, gastar un 80% todos los meses) no se verá bien en tu historial crediticio.
  • Usá tu tarjeta de crédito responsablemente. Limitá su uso a pagos esenciales. Asegurate de mantener una alta capacidad de pago (el dinero que te sobra después de saldar tus gastos fijos).
  • Se puntual en el pago de tus deudas.
  • Procurá pagar el saldo total y no el saldo mínimo. Es la única manera de evitar la acumulación de intereses.
  • Si no pudiste pagar el saldo total el mes anterior, hacelo lo antes posible y NO acarrees una deuda durante meses. De esta manera evitarás la acumulación de intereses, que son lo que dificulta saldar nuestra deuda a medida que pasa el tiempo.
  • Si venís arrastrando una deuda desde el mes pasado (¡o desde hace meses!), evitá usar tu tarjeta de crédito. Ignorala hasta que hayas podido saldar tu deuda, y en próximos meses usá un menor porcentaje de tu gasto total permitido. 
  • La longitud de tu historial con cualquier producto financiero (por ejemplo, el tiempo que llevás usando una misma tarjeta) va a afectar positivamente tu puntaje. Cuantos más años llevás haciendo un uso responsable de tu tarjeta, mejor. Por eso, no es recomendable anular o cancelar estas tarjetas (lo que podría bajar nuestro puntaje de crédito), sino solamente limitar o suspender su uso.

Si tenés dudas sobre estos puntos, podés leer más sobre tarjetas de crédito en esta nota.

Sobre pagos de otros servicios

  • Pagá tus deudas antes de su fecha de vencimiento. Es recomendable pagarlas en los primeros días del mes. Esto se aplica a las deudas de tarjetas de crédito como a las de cualquier otro servicio (luz, gas, matrículas, alquileres, etc).
  • Cuando sea posible, optá por débito automático de pagos de servicios mensuales. Así evitarás incurrir en gastos antes de saldar deudas (que de otra manera aumentarían por acumulación de intereses mensuales).

En resumen

Lo más importante es mantener tus pagos mensuales al día, dando prioridad a los relacionados con tarjetas de crédito y préstamos bancarios.

Por otro lado, es importante que el estado de tu puntaje de crédito no sea una fuente de ansiedad innecesaria. Cada una de tus acciones puede afectar tu score, y un solo comportamiento “bueno” o “malo” no tendrá un efecto drástico en tu puntaje. Estos consejos sirven para que elabores y mantengas buenas prácticas de crédito a lo largo del tiempo.


¿Querés asesorarte sobre cuál es el mejor crédito para vos? Visitá nuestra página o escribinos a hola@gueno.com.ar

Conocé mejor tus tarjetas de débito y crédito

Conocé mejor tus tarjetas de débito y crédito 1920 686 Blog Güeno

Tanto una tarjeta de crédito como de débito son formas de dinero electrónico. ¿Cuáles son las comodidades y ventajas que representan para nosotros?

  • Podemos administrar nuestras finanzas con servicios como Home Banking (“banco desde casa”), que nos permiten ver el estado detallado de nuestras cuentas desde computadoras o dispositivos móviles.
  • Nos ahorra la necesidad de lidiar con dinero físico (que puede perderse, gastarse o ser difícil de llevar o guardar en grandes cantidades).
  • Podemos realizar compras y pagos de manera remota (desde donde queramos). En el caso de la tarjeta de débito, esto también significa que podemos recibir depósitos en nuestra cuenta sin necesidad de trasladarnos físicamente.
  • Podemos acceder a un registro de cada una de nuestras transacciones (montos, fechas, comercios o entidades involucradas y muchos detalles más).
  • Nuestro dinero está guardado en un banco y protegido por mecanismos de seguridad muy estrictos.

Ahora que conocemos las ventajas del dinero electrónico, es importante que nos familiaricemos con las tarjetas para poder usarlas y gestionar nuestras finanzas con seguridad.

Partes

Frente

1. Chip electrónico. El procesador que protege y permite el acceso a la información de nuestra cuenta. 

2. Logo del banco y del prestador del servicio (como MasterCard o Visa, por ejemplo) y holograma que prueba la autenticidad de la tarjeta.

3. Número de tarjeta. La identificación numérica de nuestro plástico, que suele tener 16 dígitos. Es importante cuidar la privacidad de este número, ya que es parte del acceso a nuestra cuenta y el dinero contenido en ella. Este número NO debe confundirse con el número de CBU que representa a nuestra cuenta corriente (vinculada a una tarjeta de débito).

4. Nombre del titular de la cuenta. Es decir, la persona dueña de la cuenta y la autorizada a realizar transacciones en ella.

5. Fecha de vencimiento. Por razones de seguridad, las tarjetas plásticas deben renovarse al cabo de cierto período (recordá que renovar la tarjeta no afecta en nada el estado de nuestra cuenta en el banco). Al igual que el número de tarjeta, la fecha de vencimiento es un dato de seguridad que se nos pide cuando realizamos compras por internet. Por esto, también debemos evitar compartir este número.

Reverso

6. Banda magnética. Almacena la información vinculada a la tarjeta, a la que puede accederse usando lectores magnéticos.

7. Firma del dueño de la tarjeta. Esta podrá ser solicitada para validar transacciones en puntos de venta y se usará para compararla con la escrita o la que aparece en el DNI. 

8. Número de seguridad. Este suele ser solicitado al dueño de la tarjeta para autorizar para compras por internet, y por eso es muy importante mantenerlo privado.

9. Información de contacto. En caso de emergencias o consultas, a través del número telefónico indicado podemos contactarnos con la entidad emisora de la tarjeta.

Cómo usarlas

Cajeros Automáticos

Estos nos ahorran la necesidad de ir a un banco o recibir atención mediada por otra persona. Son máquinas de acceso público desde las que podemos realizar varias operaciones. Algunas de ellas son extraer o depositar dinero, transferirlo, verificar o cambiar contraseñas, pagar servicios, consultar información de tu cuenta, etc. Las operaciones disponibles van a variar según la máquina de la que se trate y en general se indicará en carteles junto a ella cuáles operaciones puede cumplir.

Online y Home Banking

Usar un “banco desde casa” simplifica tanto nuestras operaciones que es una motivación fundamental para estar bancarizados y poder gestionar dinero electrónico. Este servicio se sirve de internet para permitirnos realizar todo tipo de trámites desde una computadora o celular. Hacer transferencias, consultar movimientos y estados de la cuenta, obtener comprobantes, pagar servicios, gestionar claves y muchas opciones más están disponibles desde la comodidad de nuestras casas.

Teléfonos Móviles Inteligentes

En ellos podemos instalar aplicaciones que facilitan pagos de productos y servicios, utilizando el dinero que gestionan nuestras tarjetas. Algunas de estas aplicaciones son MercadoPago, PagoMisCuentas, Rapipago o PayPal. Además, las entidades bancarias también ofrecen aplicaciones que permiten pagos o transferencias a comercios, personas u otras entidades.

Atención Personal en Bancos

También podemos gestionar transacciones de nuestras tarjetas acercándonos a un banco donde recibir atención personalizada. Esta suele ser la opción elegida cuando queremos hacer depósitos o extracciones de grandes cantidades de dinero físico.


¿Querés asesoramiento para descubrir qué tarjeta es la más conveniente para vos? Visitá nuestra página o contactanos escribiendo a hola@gueno.com.ar

¿Qué es una tarjeta de crédito?

¿Qué es una tarjeta de crédito? 1920 1080 Blog Güeno

Según una encuesta que realizó el Banco Central de la República Argentina en 2018, un 93% de los habitantes reconoce la tarjeta de crédito como un producto financiero. Es decir, casi todos las conocemos y puede que hayamos considerado conseguirnos una.

Sin embargo ¿cuántos de nosotros podemos decir con claridad qué son y cómo funcionan? Hay muchos factores que debemos considerar para poder usar estas tarjetas responsablemente.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es un plástico con una banda magnética o chip que funciona como medio de pago de dinero electrónico. Con ella podemos manejar dinero que el banco que la emitió nos da a modo de préstamo. Al cabo de un plazo (en general, un mes), tenemos que devolver al banco el dinero que hemos usado.

Si nos demoramos en abonar el saldo que debemos, a ese monto se le añadirá un porcentaje de intereses. Por eso es importante estar al día con los pagos de nuestra tarjeta de crédito y evitarnos incurrir en deudas.

En Argentina, un 37% de los adultos es dueño de una tarjeta de crédito.

¿Cuáles son las ventajas de tener una tarjeta de crédito?

— Es una forma de dinero electrónico. Nos ahorra tener que manejarnos con efectivo, permite realizar compras y pagos de manera remota, así como extraer dinero en efectivo de cajeros (incurriendo en pequeños costos).

— Las tarjetas suelen dar acceso a ofertas, descuentos, planes de suma de puntos y promociones exclusivas. Estos beneficios van a depender de la entidad financiera que las haya emitido.

Es un buen recurso para dividir grandes pagos en montos menores (cuotas) que pagaremos mensualmente (con intereses aplicados). Es decir, amplía nuestro acceso a compras que serían muy difíciles de financiar en un pago único.

Usar nuestra tarjeta de crédito es pedir un préstamo; tenemos que planificar saldar esa deuda lo antes posible.

Qué necesitás saber sobre una tarjeta de crédito

— El costo de la tarjeta es la suma tres factores:

  • Los gastos en sí: la suma total de dinero que hayamos usado en compras o pagos a lo largo del período.
  • Los intereses aplicados a esa suma total.  
  • La comisión y/o cargos financieros: el porcentaje cobrado por el banco por ofrecer este servicio. En algunos casos se abonan a modo de cuota anual, establecida por el banco.

El porcentaje que representen los intereses y la comisión dependerán del banco y del tipo de crédito que hayamos elegido al obtener la tarjeta. La elección del crédito y del banco afectará totalmente la cantidad de dinero que tengamos que pagar a fin de mes. Por eso es muy  importante que antes de emitir una tarjeta nos asesoremos y comparemos cuidadosamente las opciones disponibles.

— Cada tarjeta o crédito ofrece un monto máximo de gastos que pueden hacerse a lo largo del mes. Este tope es fijado desde el momento de su emisión.

— Mensualmente recibimos un resumen de cuenta de los gastos que se hayan realizado con la tarjeta. Al final de este resumen se nos muestran dos números: la deuda total y el pago mínimo obligatorio que debemos hacer para no incurrir en multas. Podemos elegir cancelar (abonar) únicamente el pago mínimo, o bien pagar el saldo total (y de esta manera evitarnos los gastos generados por intereses acumulados en el futuro).

Diferencia con la tarjeta de débito

Si bien ambas tarjetas son una forma de usar dinero electrónico, con todas las ventajas que esto implica, cada una representa una forma muy distinta de financiación. La tarjeta de crédito, como dijimos, equivale a un préstamo que nos genera una deuda hacia la entidad que la emitió. El momento de pagar ese monto es a fin de mes, semanas después de que hayamos hecho nuestras compras con ella.
La tarjeta de débito, por otro lado, solo utiliza el dinero que previamente depositamos en nuestra cuenta bancaria. El pago de nuestras compras se realiza inmediatamente y se descuenta de nuestros ahorros en el banco. Esto significa que no incurrimos en ninguna deuda al usarla.
Para leer una comparación más detallada entre tarjetas de crédito y débito, te invitamos a leer esta nota.


¿Querés asesoramiento para descubrir qué tarjeta es la más conveniente para vos? Visitá nuestra página o contactanos escribiendo a hola@gueno.com.ar